Lima. El presidente peruano, Ollanta Humala, dijo este jueves que "respalda totalmente" las investigaciones de la fiscalía y el Congreso al segundo vicepresidente por un presunto caso de tráfico de influencias, que abrió la primera crisis de su gobierno.

En sus primeras declaraciones sobre el escándalo, Humala sin embargo, se abstuvo de dar su respaldo personal al segundo vicepresidente, Omar Chehade.

Chehade comenzó a ser investigado por la fiscalía y el Congreso peruano por haberse reunido con tres generales para supuestamente pedir una intervención de la policía a favor del grupo empresarial Wong, que mantiene una disputa por el control de una azucarera.

"El gobierno respalda totalmente las investigaciones que haga el Ministerio Público", dijo Humala en conferencia de prensa.

"Personalmente le he dado las garantías y el respaldo al Ministerio Público, a través del Fiscal de la Nación, para que actúe como tiene que actuar", agregó.

El escándalo ha derivado en la primera crisis del gobierno de Humala, quien goza de una popularidad del 62% con apenas tres meses en el poder.

"Debemos esperar y, de acuerdo a los resultados de la investigación del Ministerio Público, cada quien que asuma su responsabilidad", afirmó Humala.

La primera dama, Nadine Heredia, considerada la persona con mayor influencia sobre el presidente, escribió el miércoles en su Twitter: "Tan difícil es caminar derecho??!!". Eso fue interpretado en la red social como una "bajada de dedo" a Chehade.

Por su parte, Chehade ha afirmado que se someterá a las investigaciones luego de aceptar haberse reunido con tres generales de la policía, su hermano y un amigo en un restaurante de Lima. Sin embargo, negó haber tocado el tema de la azucarera Andahuasi y el Grupo Wong.

Hasta el momento, representantes de la familia Wong no se han pronunciado sobre el caso.