Lima. Un respaldo de 42% obtiene el candidato de Gana Perú Ollanta Humala con miras a la segunda vuelta electoral, mientras que su rival Keiko Fujimori, del movimiento La Fuerza anota un 37,8%.

Así lo indica el sondeo de Imasen publicado por el diario La República en que además se alerta que en la categoría indeciso se ubica el 36% de los consultados.
En el detalle se observa que Fujimori tiene más fuerza en las ciudades, especialmente en Lima, mientras que Humala concentra su máximo poder en las zonas rurales

“Podemos hablar de la existencia de más de un Perú. Mientras en Lima Keiko le saca a su oponente una ventaja de 17%, en el interior la ventaja la tiene claramente Ollanta. Hay zonas que tradicionalmente le son favorables al candidato de Gana Perú, como el sur, el centro y el oriente; pero aún en el norte, donde no le fue tan bien en la primera vuelta, ahora logra estar por encima”, indicó la directora de Imasen, Giovanna Peñaflor.

En cuanto al nivel socioeconómico, el estudio arroja que Keiko es respaldada contundentemente por el nivel alto medio, donde dobla en intención de voto a su oponente (51,8% frente a 25,6%). En tanto, Ollanta tiene más apoyo entre el nivel bajo inferior y marginal, aunque sin llegar a doblar el porcentaje de su rival.

Otro detalle es que el electorado femenino apoya mayoritariamente a Fujimori frente al masculino que respalda a Humala.

“Hay todo un tema de género y de identificación. Humala genera rechazo en las mujeres por el tema de ser militar y por la performance del 2006 que lo separó del sector femenino”, dice Peñaflor.

Otro punto interesante develado por el estudio es la decisión de voto, un 80,3% asegura que no cambiará su decisión, en el caso de Ollanta, su voto duro es de 78,9%, mientras que el de Fujimori es de 81,8%.

Aún así los indecisos siguen siendo una fuerza considerable pues el 36% dice aún no saber por quién votar. “El número de indecisos no está conformado solo por quienes declaran que no saben por quién votar o que no votarán por ningún candidato (20,2%), sino también por aquellos que señalan que votarán por un candidato, pero que aún pueden cambiar su decisión (16,0%)”, explica.