Lima, Andina. Un llamado a los alcaldes del país para luchar contra la corrupción, formuló este sábado el mandatario electo Ollanta Humala, tras asumir el compromiso de trabajar directamente con los burgomaestres cuando asuma la presidencia el próximo 28 de julio.

Durante el encuentro nacional de alcaldes provinciales, celebrado en el Ministerio de Cultura, garantizó que realizará reuniones permanentes con los burgomaestres provinciales y distritales, y les facilitará el uso de los recursos públicos para efectuar obras.

“Pero luchen contra la corrupción para que los malos funcionarios no se tiren la plata”, manifestó al recordar que la población ya está cansada de “monumentos grandazos” como la réplica de la estatua de la libertad de Estados Unidos o jacuzzis en sus plazas.

Lamentó que exista esta clase de obras en pueblos que ni siquiera tienen una buena escuela o una infraestructura adecuada para brindar servicios de salud, o un buen proyecto que responda a la realidad de cada región.

Por ello, anunció que en su gobierno constituirá un equipo especial que brindará asesoría a los municipios distritales y provinciales para dirigir correctamente los recursos en la ejecución de obras necesarias.

Incluso adelantó que será revisado el sueldo de los técnicos del Estado para impedir que se marchen al sector privado, y evitar así que el aparato público quede sin los cuadros profesionales requeridos.

“Me comprometo a trabajar juntos, gobierno central, gobiernos regionales y municipalidades, para efectuar la mayor cantidad de obras en beneficio de los más pobres”, sostuvo.

También demandó a los empresarios “que se pongan la camiseta roja y blanca”, y así demuestren su sentido social y aporten al desarrollo de los pueblos más postergados.

Por ejemplo, resaltó que el sector Salud es necesario reforzarlo con la construcción de al menos un hospital por cada una de las 195 provincias que existen en todo el territorio nacional, y así mejorar la cobertura de este servicio.

Señaló que en la actualidad solo hay 139 hospitales en el país, que en su mayoría, tienen un promedio de cien años de construidos, con el consiguiente deterioro del tiempo y afectación de los servicios.

Por todo ello, Humala destacó la importancia de conocer la opinión de los alcaldes porque ellos representan “el termómetro” que recoge el sentir de la población, sus problemas y sus demandas.

Tras saludar la presencia de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, en el encuentro, resaltó la necesidad de una labor conjunta entre el gobierno central y los municipios, de tal forma que acabe con la descentralización y concentración histórica del poder en la capital.

Finalmente, aseguró que su gobierno “hará prevalecer las leyes” en todo el territorio patrio, e incluso ya se comunicó con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armas para fijar una fecha e ir personalmente a izar la bandera nacional en la zona ayacuchana del Vizcatán, donde persisten remanentes subversivos.