El presidente del Perú, Ollanta Humala, pidió este miércoles al Congreso peruano revisar la ley electoral para impedir que los candidatos con procesos judiciales en marcha o excarcelados alcancen cargos públicos al ganar elecciones.

Humala mostró su preocupación al respecto tras los comicios regionales y municipales del pasado domingo donde autoridades y candidatos en prisión, como el actual presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, fueron reelegidos.

"Hemos visto que gente con denuncias y ex convictos han postulado a cargos públicos. (...) Personalmente, creo que no es correcto que tengamos a gente que, ex profeso, postula con intereses que son ajenos al servicio público y, que están más vinculados a otros intereses económicos", explicó el mandatario.

"No podemos creer que la democracia es ingenua. La democracia tiene que defenderse para que nuestros alcaldes y presidentes regionales sean lo mejor que podemos rescatar de la sociedad", agregó Humala, quien participó hoy en la ceremonia por el 193 aniversario de la Marina de Guerra del Perú, realizada en el Callao.

Durante la última campaña electoral, el Gobierno peruano elaboró una relación de 345 candidatos que fueron excluidos al comprobarse que tenían condenas en vigor, especialmente vinculadas al narcotráfico, pero aquellos que no contaban con una sentencia judicial en firme pudieron seguir dentro de las listas electorales.

El mandatario peruano también reiteró a los presidentes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) su invocación a aclarar las denuncias de fraude surgidas tras los comicios, y cuyas protestas se cobraron al menos dos muertos en el norte del país.

"No podemos tener estas incertidumbres. (...) Tenemos que estar tranquilos de que el proceso electoral se ha llevado de manera correcta pero, para eso, las autoridades electorales deben informar sobre una serie de observaciones de los ciudadanos respecto al resultado electoral", indicó.

No obstante, Humala precisó que su Gobierno trabajará "coordinadamente" y en apoyo con todas las autoridades regionales y municipales "cuyo origen sea el voto y el sufragio del ciudadano".

En las elecciones del pasado domingo participaron más de 16 millones de votantes para elegir a cerca de 13.000 cargos públicos, entre presidentes regionales, alcaldes provinciales, alcaldes municipales y regidores (concejales), entre otros, de 25 regiones, 195 provincias y 1.647 distritos del país.