Lima. La nueva Ley Universitaria es un paso fundamental para iniciar el camino hacia la calidad de la educación superior, afirmó este miércoles el Presidente de la República, Ollanta Humala, al promulgar dicha norma y agradecer al Congreso por haber aprobado esta reforma.

Consideró que si bien el Perú es un país líder en crecimiento económico, no ocurre lo mismo materia educativa, debido a universidades que “no califican” ni figuran en los rankings internacionales, razón por la cual –dijo- es necesario garantizar la calidad educativa en el país.

“El Perú no solo se sostendrá vendiendo minerales. Necesitamos depender más de la capacitación, de la inteligencia, de la innovación que pueden dar las futuras generaciones del Perú”, expresó el mandatario en Palacio de Gobierno.

Reseñó que la educación en el país ha sido, tradicionalmente, un instrumento de exclusión y de división, pues no todos tenían acceso a ella, en cambio –anotó- hoy se han abierto las puertas de las universidades a miles de jóvenes, pero muchos de ellos acceden a un “mal producto”.

Luego que en los años 90 se permitiera la inversión privada en las universidades, agregó, hoy se tiene en el Perú “un mercado imperfecto” de casas superiores de estudios que no calificarían como tales, porque sus egresados no encuentran empleo en el rubro de aquello que estudiaron.

“He visto en regiones y provincias cómo en un garaje funciona un aula universitaria o cómo pueden obtener un título profesional asistiendo más del 50% de sus clases vía correo o a distancia ¿Qué clase de profesional se puede formar en esas condiciones?”, se preguntó el Dignatario.

Acompañado del Jefe del Gabinete, René Cornejo; del titular de Educación Jaime Saavedra, y del presidente del Congreso, Fredy Otárola, mencionó que algunas universidades han sido empresas o negocios que han permitido crear “grandes fortunas e imperios”, lo cual “tiene que cambiar”.

En ese sentido, Humala Tasso sostuvo que esta norma es tan o incluso más importante que una ley en materia económica o social, porque la educación y la calidad de la enseñanza son fundamentales para el desarrollo y el progreso del país.

A su criterio, gracias a esta norma el Estado realiza un “cambio de timón” en la educación superior peruana, al asumir el rol de la política educativa universitaria y al crear mayores condiciones de bienestar para los jóvenes, mediante los programas de becas.

De igual modo, destacó que esta norma le da transparencia al manejo de la educación universitaria porque no solo permitirá fiscalizar la forma cómo se utilizan los recursos, sino también pondrá en evidencia las buenas prácticas en la administración de esos fondos.

“Desde junio de 20014 a junio de 2014, en 10 años, las universidades del Cusco recibieron más de 600 millones de soles ¿Qué se ha hecho y cuánta plata más han recibido otras universidades producto del canon minero, gasífero, etc.?”, manifestó el Jefe del Estado.

Para el Presidente Humala, también es necesario romper aquellos “viejos esquemas y argollas”, por los cuales un rector puede llegar a ganar un millón de soles al año o emplear los fondos universitarios como “caja chica” de algunas agrupaciones políticas.

Resaltó también que la creación de una superintendencia universitaria, en el marco de esta ley, permitirá asegurar la calidad que requieren las casas de estudios y, sin violar la autonomía, será una herramienta para luchar contra la corrupción que se dé al interior de las universidades.