Lima. El candidato a la presidencia peruana por la izquierda nacionalista, Ollanta Humala, deslindó posiciones con el presidente de Venezuela Hugo Chávez y señaló hoy que éste no participará en la campaña como ocurrió en 2006, cuando su apoyo tal vez le costó la victoria.

"Voy a ser más firme en los deslindes, evitaré que Hugo Chávez entre en la campaña y explicaré mis posiciones económicas. Yo no soy Satanás", dijo Humala, que figura cuarto en todos los sondeos, al enumerar los errores que no cometería en una entrevista al diario El Comercio.

"No vamos a entregar el Perú a Chávez, no seguiremos su modelo", afirmó Humala, ex comandante del ejército peruano y líder del Partido Nacionalista.

"No estamos de acuerdo con la reelección indefinida, tampoco con la dependencia del Banco Central, menos con la política monetaria de control de cambios. No lo copiaremos, no tengan miedo", insistió el candidato, de 48 años.

Humala negó vivir de remesas de dinero que le envía Chávez, como aseguran sus detractores, y destacó que no ha vuelto a Venezuela desde la campaña anterior, en enero de 2006.

"Si el temor es la estatización, digo con claridad que no estatizaremos nada y que vamos a respetar la propiedad privada y la libertad de prensa", agregó.

Humala reiteró que cree que el presidente peruano "prepara un fraude (...), un golpe de Estado si llego a la presidencia" para impedir que asuma el poder en julio de 2011.

El presidente Alan García venció a Humala en junio de 2006 en una segunda vuelta en una campaña demoledora acusando con pruebas a su adversario de ser entonces el candidato del chavismo en Perú.

Perú irá a las urnas en abril de 2011 para elegir en primera vuelta al sucesor de García, que no puede postular a una reelección inmediata.