Caracas. Human Rights Watch (HRW) acusó este jueves a Venezuela de vulnerar la independencia judicial, al tiempo que cuestionó la democracia en el país por el caso de una jueza que tiene tres meses presa en una cárcel común, pese a las críticas internacionales que despiertan su caso.

La jueza María Lourdes Afiuni permanece encarcelada desde diciembre, cuando otorgó libertad condicional a un banquero acusado de corrupción que a su vez tenía casi tres años en detención preventiva, un año más del permitido por las leyes.

"Las represalias por ejercer funciones constitucionalmente garantizadas, y la creación de un clima de temor en el Poder Judicial y en los abogados, no sirve a otro propósito que el de socavar el estado de derecho y obstruir la justicia", afirmó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, citado en un comunicado.

La organización defensora de los derechos humanos, con sede en Nueva York, ha criticado por años la falta de independencia del Poder Judicial bajo el gobierno del presidente Hugo Chávez, que expulsó a Vivanco del país meses atrás por sus reiteradas críticas.

"Una vez más, el gobierno de Chávez ha demostrado su indiferencia absoluta por el principio de independencia judicial", añadió Vivanco en el comunicado.

HRW aseguró que "encarcelar a una jueza por hacer su trabajo y dictar una resolución que protege derechos fundamentales (...) no es algo que debería suceder en una verdadera democracia".

Chávez, quien dice liderar una revolución socialista, acusó a Afiuni de "bandida" y dijo que debía ser condenada a 30 años de prisión, lo que despertó críticas de sus adversarios y de organizaciones de derechos humanos de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Eligio Cedeño, el banquero involucrado en el juicio y cuya detención fue calificada por la ONU como "arbitraria", escapó de Venezuela y pidió asilo político a Estados Unidos poco después de ser liberado por Afiuni.

La jueza permanece sola en una celda en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), aislada de presas que sentenció por homicidio o robo, según la Fiscalía. Sus abogados han denunciado que su vida está en riesgo.

HRW dijo además que era "difícil" esperar un juicio justo para Afiuni, quien ha portado chaleco antibalas cuando ha asistido a los tribunales.

Las cárceles venezolanas son de las más riesgosas del continente, con grupos armados, hacinamiento y graves deficiencias sanitarias.