Nueva York. Un magistrado estadounidense de Brooklyn dictaminó que se mantedrá en secreto las identidades de los miembros del jurado que participará en el juicio del capo mexicano de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El juez de distrito Brian Cogan dijo que los nombres, direcciones y lugares de trabajo de los jurados serán protegidos de Guzmán, de sus abogados, de los fiscales y de la prensa.

También ordenó que los miembros del jurado sean transportados hacia y desde el tribunal por agentes federales, además de aislados del público cuando estén en la corte.

Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán, no respondió inmediatamente el martes a las solicitudes de comentarios.

Fiscales estadounidenses acusaron a Guzmán de dirigir una operación mundial de contrabando de cocaína, heroína y metanfetamina como líder del Cartel de Sinaloa, y de jugar un rol central en la guerra mexicana contra las drogas, un conflicto de más de una década en el que han muerto más de 100.000 personas.

Cogan dijo que el Gobierno de Estados Unidos presentó “fuertes y creíbles razones para creer que el jurado necesita protección” y la evidencia podría retratar un “patrón de violencia” de parte de Guzmán y sus socios que podría generar que los miembros del jurado teman por su seguridad.

“El hecho de que muchas de las denuncias involucren asesinatos, agresiones, secuestros o tortura de potenciales testigos o de sospechosos de ayudar a las fuerzas del orden hace que las preocupaciones del Gobierno sean particularmente evidentes”, dijo Cogan.

Balarezo había argumentado que tener un jurado anónimo socavaría la presunción de inocencia de Guzmán, crear un impresión injusta de que “El Chapo” es una persona peligrosa y afectar el derecho del acusado de tener un jurado imparcial.

Está programado que el juicio de Guzmán, de 60 años, comience en septiembre, de acuerdo con registros judiciales, y podría durar unos meses.