Buenos Aires. La Iglesia Católica argentina destacó hoy "la búsqueda del diálogo" y "la palabra sensata y serena" establecidas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en torno al conflicto con Londres por la soberanía de las Islas Malvinas.

A través del presidente de la Pastoral Social, Jorge Lozino, dijo en declaraciones a una radio local que la postura de la Casa Rosada implica "una palabra sensata y serena que busca ubicar la cuestión en el ámbito de la diplomacia y la búsqueda del diálogo".

El jefe de la Pastoral también felicitó al Poder Ejecutivo por haber acudido "a organismos internacionales cuando no hay posibilidades de diálogo directo", en alusión a la presentación que Argentina realizó esta semana en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, ante la llegada de un submarino nuclear para patrullar la zona.

En medio de una creciente tensión diplomática entre ambos países, a poco menos de dos meses de cumplirse los 30 años de la denominada Guerra de Malvinas, el canciller argentino Héctor Timerman se quejó este viernes ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, por la "militarización del Atlántico Sur" desplegada por Gran Bretaña.

La Iglesia además mostró su total acuerdo con la administración de Fernández de Kirchner en el reclamo de la soberanía del archipiélago, ubicado a 480 kilómetros de la costa de Argentina. "También es bueno lo que el gobierno hizo en su queja por la militarización de la zona. Malvinas es una cuestión de la sociedad en conjunto", remarcó Lozino.

"No queremos atravesar situaciones bélicas. Los conflictos hay que solucionarlos en el diálogo", destacó el prelado, que de esta manera se sumó a la postura del jefe de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, quien este viernes había dicho que era "correcto tanto el reclamo de soberanía como el camino diplomático elegido".

El 2 de abril se cumplirán tres décadas del inicio de la Guerra por las islas Malvinas entre Argentina y el Reino Unido, donde murieron casi mil personas.

El conflicto bélico finalizó pocos meses después, con la recuperación británica del archipiélago, según recuerda DPA, cuya información recoge El Mercurio.