La Habana. Cuba liberará a otros tres presos políticos a condición de que se marchen a España, elevando a 39 la cifra de disidentes excarcelados tras un acuerdo entre el presidente Raúl Castro y la Iglesia Católica.

Cuba se comprometió en julio a liberar en un plazo de tres a cuatro meses a un total de 52 disidentes arrestados en 2003.

"En continuidad con el proceso de liberación de prisioneros, se informa que otros tres (3) serán excarcelados próximamente", dijo el Arzobispado de La Habana en un comunicado.

La liberación de los disidentes fue aplaudida por la comunidad internacional, que había criticado duramente a Cuba tras la muerte en febrero del preso político en huelga de hambre Orlando Zapata.

Los 36 opositores liberados hasta ahora fueron puestos en la escalerilla de un avión que los llevó inmediatamente a España.

Varios de los 13 disidentes cuya liberación todavía no fue anunciada dicen que se niegan a abandonar Cuba.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo la semana pasada que Cuba está decidida a liberar a los 52 presos, incluso los que no aceptan marcharse.

Las excarcelaciones son vistas como una concesión estratégica del gobierno cubano, más que un cambio de concepto.

El presidente Castro dijo el mes pasado que ninguno de los disidentes fue condenado por sus ideas. Cuba ve a los opositores como mercenarios a sueldo de Estados Unidos, su enemigo ideológico.

Grupos de derechos humanos y opositores sostienen que pese a las liberaciones, las autoridades cubanas siguen hostigándolos.