La Habana. La Iglesia Católica chilena presentó este miércoles al presidente Sebastián Piñera una polémica propuesta de indulto, que incluye a condenados por abusos a los derechos humanos durante la dictadura del general Augusto Pinochet.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic, junto a otras autoridades eclesiásticas, se reunió con Piñera para pedir clemencia para los reos, en medio de críticas de sectores políticos y sociales.

"Creemos que se pueden dar pasos de clemencia actuando en el marco del estado de derecho del ordenamiento constitucional y de los tratados internacionales vigentes", dijo Goic al presentar el escrito.

La mayor parte de los condenados por delitos contra los derechos humanos eran integrantes de las Fuerzas Armadas.

"No sería concreta la 'mesa para todos' si no considerásemos en esta petición a quienes cumplen penas por delitos contra los derechos humanos cometidos durante el régimen militar", contempló el texto.

Durante la dictadura, unas 3.000 personas murieron por razones políticas y 28.000 sufrieron torturas, incluida la ex presidenta Michelle Bachelet.

Organizaciones de derechos humanos, grupos sociales y políticos han desplegado una campaña en medios de comunicación en contra de la eventual liberación, que debe ser decidida por Piñera o el Congreso.

Algunos grupos se congregaron este miércoles frente al palacio de Gobierno para mostrar su rechazo a lo que calificaron como una propuesta "contradictoria" de la Iglesia.

"Por un lado reconoce que se cometieron crímenes contra la humanidad y por otro lado insiste en hacer una propuesta de 'clemencia' para los violadores de derechos humanos, lo que en definitiva significa otorgarles más impunidad de la que han tenido todos estos años", dijo Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

García conminó a Piñera a resolver personalmente la petición entregada por la Iglesia y no descartó apelar a otras instancias, como el tribunal constitucional u organismos internacionales, si se concede el indulto.

Goic dijo que el planteamiento "no busca reabrir las graves heridas de ayer ni tampoco pretende que ellas se cierren por decreto, simplemente presentamos a las autoridades de la nación la realidad del dolor de personas que viven privadas de libertad, que han sido juzgadas".