Chile. La presidenta Michelle Bachelet se retiró molesta del Catedral Evangélica de Chile, luego del tradicional Te Deum de estas iglesias, debido a las críticas de religiosos en contra de la mandataria.

La instancia estuvo marcada por la aprobación de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales y el proyecto de matrimonio igualitario.

Uno de los momentos más tensos se vivió cuando Eduardo Durán Salinas, pastor y candidato a diputado por Chile Vamos, emplazó a Bachelet por estos proyectos y cuestionó que “movimientos minoritarios” hayan logrado instalar “una agenda que ni siquiera cuenta con el respaldo de la mayoría de la ciudadanía”.

Durán agregó que hay quienes visitan sus templos diciendo que defienden sus valores y principios, pero que luego los tratan de intolerantes y promueven leyes que van en contra de lo que profesan los cristianos.

En la misma línea, se manifestó el presidente del Concilio de Iglesias Evangélicas de Valparaíso, Dino Hormaechea, quien en una oración por la patria se refirió al aborto y sostuvo que miles de niños serían abortados.

A la llegada de Bachelet al templo, manifestantes le gritaron que era “una vergüenza nacional” y una “asesina”.

La actividad se inició cerca de las 11:00 horas de la mañana, con la participación de diversas autoridades, entre las que destacaron el gabinete de Michelle Bachelet, además de los candidatos presidenciales: Alejandro Guillier, José Antonio Kast, Carolina Goic y Sebastián Piñera.

Es preciso considerar que el mundo evangélico representa entre 1,5 a 2 millones de potenciales votos.