Excelsior.com.mx.Un día después de que una serie de narcomantas aparecieran en las principales ciudades del estado, el arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, restó importancia al suceso y dijo que no existe temor alguno, pues el Estado Mayor Presidencial (EMP) se encargará de la logística y seguridad del papa Benedicto XVI.

“Si me preguntan ¿usted tiene temor de que suceda algo? Yo digo, no. Estoy consciente de que tenemos el apoyo de quienes son responsables de guardar la seguridad del Papa. En ese sentido les diría a todos, a todos, a la gente que va a salir a la calle y a los muchachos que van a estar en las vallas: no tengan miedo. Estén tranquilos. Salgan, salgan a recibir al Papa y a darle la bienvenida”, llamó José Guadalupe Martín Rábago.

Inquirido sobre si considera necesario el despliegue de seguridad en torno a la visita de Benedicto XVI, Martín Rábago contestó que todo lo que sea necesario para estar en paz es correcto hacerlo.

“Ellos (el Estado Mayor Presidencial) saben las medidas que deben adoptarse para que el evento suceda, como seguramente sucederá, en paz y alegría”.

El arzobispo de León explicó que el EMP conoce muy bien los puntos de seguridad en la entidad gracias a sus equipos de inteligencia, de tal manera que también sabe muy bien cuándo un grupo criminal alardea.

“El Estado Mayor Presidencial tiene conocimiento de todas estas realidades, tienen servicios de inteligencia y saben lo que puede haber de verdad y saben lo que simplemente es publicidad por parte de estos grupos delictivos”, resaltó en rueda de prensa.

El EMP tendrá a su cargo el control del ingreso y ubicación de las más de 500 mil personas personas que entrarán al Parque Bicentenario y de aquellas que serán colocadas en carretera, terrenos y cerros.

“Bueno, no tienen ninguna importancia (los mensajes del narco). Desde mi punto de vista yo los ignoro. Yo pienso que no son dignos de ser considerados”.

Excélsior publicó el pasado domingo que el grupo criminal de Los Caballeros Templarios se atribuyó la colocación de mantas en puentes peatonales de León, Irapuato, Salamanca, Yuriria, Uriangato y Moroleón, deslindándose de cualquier acto violento durante la visita de Benedicto XVI a Guanajuato.

El Pontífice viene a darnos fortaleza: Rivera Carrera. El cardenal Norberto Rivera Carrera, en su calidad de arzobispo primado de México, dio la bienvenida al papa Benedicto XVI, quien a partir del viernes realizará una visita apostólica a nuestro país.

Al término de la misa dominical en la Catedral de la Ciudad de México, el prelado señalo que el Pontífice romano viene a darnos fortaleza espiritual para superar la violencia, la falta de valores y recomponer el tejido social.

El arzobispo leyó un mensaje alusivo a la visita de Benedicto XVI a tierras mexicanas, y destacó que en estos tiempos de oscuridad, pecado, violencia, corrupción, pérdida de valores y descomposición social no se debe olvidar que la salvación está en el Señor.

“Viene a reforzar nuestra esperanza para que en estos tiempos en que nos abruma la oscuridad del pecado, la violencia, la corrupción, la pérdida de valores y la descomposición social, no desesperemos, ni olvidemos que el Señor es nuestra luz y nuestra salvación”, dijo Rivera.

Por ello, hizo un llamado al pueblo de México para ofrecer la cálida hospitalidad mexicana al mensajero de Cristo, haciéndolo sentir que “nuestra es su casa y nuestro corazón está abierto de par en par para albergarle y acoger su mensaje”. Lamentó que el Papa no haya podido venir a la Ciudad de México, y en especial a la Basílica de Guadalupe, para postrarse ante la Morenita del Tepeyac, pero recordó que la Virgen es patrona de todo México y extiende su manto protector sobre toda la nación.

“Ella es la anfitriona de esta visita, y así como en el cerro del Tepeyac nos invitó a ir al encuentro de su hijo, hoy, al pie de otro cerro, la Montaña de Cristo Rey, nos invita a ir a encontrarnos con su hijo a través de su mensajero, nuestro querido papa Benedicto XVI”, agregó.

Rivera Carrera afirmó que el Papa es el sucesor de Pedro, que viene a animar al pueblo de Dios a no poner los ojos en los poderosos de este mundo, sino a elevarlos a lo alto y fijarlos en Jesucristo, luz y salvación de todos.

Consideró un privilegio recibir a Benedicto XVI en México, e invocó la intercesión de la Virgen de Guadalupe para que su estancia en estas tierras sea grata y fecunda, y que luego de que termine su gira internacional, que incluye una visita a Cuba, vuelva con bien al Vaticano.

Rivera Carrera agregó que el ser humano sólo puede ser entendido como el fruto del amor y no como un producto de mercado para ser manipulado en un laboratorio con fines inconfesables.