La Habana. Las damas de blanco no desafiaron la orden del gobierno cubano como habían anunciado el viernes y finalmente este domingo, tras la prohibición de realizar la habitual marcha dominical, las mujeres optaron por sentarse en círculo en la acera con gladiolos blancos en la cabeza.

Agentes de seguridad llegaron hasta la iglesia donde nueve mujeres asisten a misa, y les informaron que no tenían permiso para realizar la caminata, argumentando que no habían avisado con anticipación, consignó El Universal.

Desde hace siete años que el grupo, integrado en su mayoría por esposas y madres de algunos de los 75 disidentes encarcelados tras una redada contra opositores en el 2003, hace una caminata por la Quinta Avenida después de la misa, pero el pasado 11 de abril por primera vez, las autoridades no se lo permitieron, tras informarles que tenían que pedir un permiso previo.

Después de una hora, dos Damas de Blanco y una simpatizante del gobierno, sufrieron un mareo y debieron ser retiradas en una ambulancia.

La protesta duró finalmente unas dos horas y fueron rodeadas por simpatizantes de la administración castrista que aseguraban que “la calle es de Fidel”, mientras tanto las mujeres pedían “libertad”, pero casi no se las oía.

Tras eso las Damas fueron obligadas a tomar un autobús para retirarse del lugar, como se negaron a subir al autobús del ministerio del Interior, uno de pasajeros fue desviado hacia la Quinta Avenida al que obligaron a subirse a las mujeres.