Diecisiete personas que se inscribieron para ser parte del plan piloto “Voto en casa” sufragaron desde sus domicilios. El programa está dirigido a los ciudadanos que no tienen la posibilidad de movilizarse por su cuenta.

La jornada del plan se cumplió en la provincia de Tungurahua por decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Miembros de la delegación provincial del CNE, con veedores internacionales y efectivos policiales se dirigieron en la mañana de este domingo a la unidad educativa Luis Felipe Borja, en el barrio San Vicente de la parroquia Picaihua, al oriente de Ambato, donde luego de presentar la documentación respectiva en las Juntas Receptoras del Voto (JRV), les entregaron las papeletas para el sufragio.

Con el asistencia de un miembro de las JRV receptoras del voto, en fundas debidamente selladas, se llevaron las papeletas a los domicilios.

Llegaron hasta la casa de Galo Onofre Pavón en el barrio Techo Propio, donde luego de comprobar las identidades de los hermanos José, Wilma y Galo Onofre Acuña, con distrofia muscular, se procedió a receptar los votos en forma secreta.

Las papeletas nuevamente fueron colocadas en las fundas y selladas con las debidas seguridades, que se llevaron de retorno al recinto electoral para depositarlas en las respectivas ánforas. Toda la actividad se la realiza con custodia militar.

Al respecto, José Villavicencio, de Nicaragua, destacó que fue una experiencia muy emocionante porque constató que el voto que hicieron las personas que tienen alguna discapacidad para movilizarse a cumplir con su derecho “es de todo corazón”.

Dijo que sería importante que se tome en cuenta la mayor cantidad de personas para que de esta manera se amplíe el número de sufragantes, al señalar que si bien implica más gasto económico, vale la pena.