Chicago. Algunos prominentes judío-estadounidenses están reevaluando su apoyo al presidente Barack Obama en los comicios de 2012, luego de que el mandatario llamó efectivamente a Israel a devolver el territorio que ocupa desde 1967 a los palestinos.

La violenta reacción tras el discurso de Obama sobre Medio Oriente tiene a los dirigentes del Partido Demócrata tratando de calmar a la comunidad judía mientras el presidente se prepara para lograr un segundo periodo en la Casa Blanca.

El jueves, Obama llamó a que un nuevo Estado palestino respete las fronteras que tenía en 1967, llevando al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a decirle sin rodeos que su visión sobre cómo alcanzar la paz en Medio Oriente era poco realista.

"De hecho, ha intentado reducir el poder de negociación de Israel y lo condeno por eso", dijo el ex alcalde de Nueva York Ed Koch a Reuters.

Koch dijo que podría no hacer campaña ni votar por Obama si los republicanos nominan a un candidato pro-Israel que ofrezca una alternativa a las recientes medidas presupuestarias austeras respaldadas por los republicanos en el Congreso.

Koch donó US$2.300 a la campaña de Obama en 2008, según la Comisión Federal Electoral.

"Yo creía que el entonces senador Obama sería tan bueno como John McCain basado en sus declaraciones en ese momento y basado en su apoyo a Israel. Resulta que yo estaba equivocado", agregó.

Pese a la acalorada reacción a los dichos de Obama, algunos comentaristas notaron que hablar de las fronteras de 1967 no era nada nuevo.

"Esta ha sido la idea básica por al menos 12 años. Esto es lo que Bill Clinton, Ehud Barak y Yasser Arafat hablaron en Camp David, y después, en Taba", escribió Jeffrey Goldberg en el sitio web The Atlantic.

"Esto es lo que George W. Bush hablaba con Ariel Sharon y Ehud Olmert", recordó.

Sondeos de la elección de 2008 mostraron que 78% de los votantes judíos apoyaron a Obama en vez de su contrincante, el senador McCain.

"He hablado con mucha gente en el último par de días -ex simpatizantes- que están muy disgustados y se sienten frustrados", dijo el magnate inmobiliario Mortimer Zuckerman, que apoyó a Obama en la carrera presidencial de 2008 y cuyo diario, el New York Daily News, respaldó al mandatario.

Morton Klein, presidente de la Organización Sionista de América, escribió en una carta abierta al Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí, llamando a cancelar una cita prevista con Obama para el domingo.