Tegucigalpa. Luego de reunirse con menores, jóvenes y padres de familia de los distintos centros de enseñanza para personas con capacidades especiales, el presidente Porfirio Lobo se comprometió ayer a respaldar la Ley de la Lengua de Señas Hondureña (LESOH).

El gobernante garantizó su apoyo durante un conversatorio sostenido con estos grupos en Casa Presidencial.

Dicho anteproyecto fue presentado al gobernante para garantizar que las instituciones centralizadas, descentralizadas y demás órganos de la administración pública, así como las corporaciones municipales promuevan políticas, planes, programas y estrategias que garanticen los derechos de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

En el proyecto se establece que en los actos oficiales o públicos participen intérpretes de la lengua de señas para asegurar el acceso a la información y comunicación de los beneficiarios.

Lobo se comprometió a impulsar la aprobación de la ley y anunció los desembolsos que tiene pendientes el gobierno con las instituciones encargadas de atender a este sector de la población, al tiempo que se comprometió a gestionar para que se reabra la carrera de intérprete en la UNAH y se respete el porcentaje laboral para los discapacitados que contempla la ley.

En el conversatorio participó la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Pineda y el ministro del Trabajo, Felicito Ávila.