Panamá está en camino de alcanzar un nivel récord de incautaciones ilegales de narcóticos este año después de que las autoridades decomisaron alrededor de dos toneladas de cocaína cerca de la frontera con Colombia, dijeron este lunes autoridades.

Las confiscaciones totales de drogas en el 2017 superarían el récord anual anterior de 72 toneladas incautadas en el 2016, dijo a la prensa el ministro de Seguridad Alexis Bethancourt, y agregó que el repunte se debe a una mejor coordinación entre las agencias policiales locales y la ayuda de "países amigos".

La incautación de drogas del fin de semana se realizó en la provincia fronteriza de Darién, en un barco que viajaba desde Colombia, dijo el Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) de Panamá en una rueda de prensa.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, se había quejado previamente de que un acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y el grupo rebelde marxista de las FARC provocó un aumento en el tráfico de drogas y la violencia en Panamá.