La agencia estatal Corporación Nacional Forestal de Chile (Conaf) informó que la ola de incendios forestales que desde hace dos semanas sacuden al centro y sur del país han destruido 361.512 hectáreas.

"Se mantienen 119 focos de incendio. De éstos, 65 se encuentran en combate, 53 han sido controlados y uno fue extinguido. En total, estos siniestros abarcan una superficie de 361.512 hectáreas", señaló Conaf en un comunicado.

Los incendios, cuyo origen aún no se determina, afectan las regiones de Coquimbo y Valparaíso por el norte, Metropolitana de Santiago en el centro, y O' Higgins, Maule, Biobío y Araucanía por el sur, con una intensidad y extensión sin precedentes.

Los siniestros han causado al menos 11 víctimas fatales, siete de ellos brigadistas, bomberos y policías que combatían las llamas, así como cuatro campesinos.

Se estima que al menos un millar de casas ha sido destruido por la acción del fuego.

El gobierno chileno declaró hace una semana Estado de Emergencia en las regiones afectadas y pidió ayuda al exterior.

"En este momento están operando 46 aviones y helicópteros. Tenemos un AT (Air Tractor) de España. Hoy llega un AT de Estados Unidos y un helicóptero Bell 205 de Estados Unidos", informó este viernes la presidenta Michelle Bachelet al abordar la emergencia.

"Hoy llega también un helicóptero de Perú y esperamos que llegue uno Comac, que puede volar de noche, eso es muy importante, porque la mayoría de los helicópteros no tienen esa capacidad, así como cuatro Kamov (helicópteros de fabricación rusa)", agregó.

"Quiero informar que el Ilyushin (aeronave rusa) está en los últimos trámites en el aeropuerto listo para partir. Faltan últimas definiciones de Rusia. El vuelo a Chile dura aproximadamente 32 horas, porque tiene que hacer dos paradas", explicó la presidenta.

Bachelet informó que además de la tripulación, vienen 12 expertos para apoyo técnico.

"Quiero terminar reiterando mi agradecimiento a todos los bomberos, brigadistas y voluntarios que están entregando todo para proteger las vidas de nuestros ciudadanos", expresó Bachelet.

El país afronta una sequía desde hace seis años, pero expertos estiman que es un fenómeno no estacional, sino permanente dado el cambio climático. De hecho, en 2016 el país ya sufrió las temperaturas más altas desde que se tenga registro.

Expertos relacionan la catástrofe con los efectos de la plantación extensiva de pino y eucaliptos, en remplazo de especies nativas, las que han generado sequedad y han hecho disminuir la humedad.

También otro factor de importancia es el cambio climático que ha alterado el clima en extensas zonas.

 De acuerdo con un informe oficial, la temperatura en la capital chilena subirá unos 2,7 grados centígrados y las lluvias disminuirán 15% al año 2050, producto del cambio climático