Lesbos. Las autoridades a ambos lados del mar Egeo exhibían el domingo pocas señales de preparación cuando faltaban menos de 24 horas para que Grecia inicie el retorno de inmigrantes a Turquía, ya que los funcionarios ofrecían poca información sobre la logística del plan.

Los retornos son una parte clave del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que busca detener el flujo incontrolable de refugiados e inmigrantes que huyen de la guerra y la pobreza en Oriente Medio, Asia y África.

Según los términos del acuerdo, las personas que llegaron a Grecia de manera ilegal serán detenidas y enviadas devuelta una vez que las solicitudes de asilo sean procesadas. Por cada sirio enviado de regreso al territorio turco, un ciudadano sirio será reinstalado en Europa directamente desde Turquía.

Hasta el momento, más de 6.000 inmigrantes y refugiados han sido registrados en las islas griegas desde el 20 de marzo, la fecha en que el acuerdo fue anunciado. No quedaba claro desde dónde partirán estas personas, ni a dónde serán enviadas exactamente, ni cuántos serán parte de los traslados hacia Turquía el lunes.

El domingo, había pocas señales de que Lesbos, la isla hasta donde cientos de miles de personas llegaron en su camino al norte de Europa, se estuviera alistando para iniciar el retorno de inmigrantes. Un portavoz de la policía dijo que la fuerza aún estaba esperando instrucciones.

Cruzando el mar Egeo en la ciudad costera de Dikili, que según un funcionario turco recibiría refugiados enviados devuelta desde Grecia, apenas habían sido instaladas dos carpas cerca del muelle del puerto. Había dos baños portátiles a poca distancia.

El ministro del Interior turco, Efkan Ala, dijo a un diario local que se espera el arribo de 500 personas desde Grecia el lunes. Afganos, pakistaníes e iraquíes serán deportados a sus países de origen, añadió.