Caracas. Familiares, políticos y organismos de derechos humanos mostraron su indignación este martes por la muerte del agricultor venezolano Franklin Brito, quien falleció en la víspera tras realizar varias huelgas de hambre exigiendo justicia por sus tierras.

El fallecimiento del productor agrícola de 49 años -quien estaba recluido contra su voluntad en un hospital militar de Caracas- desató la polémica en medio de la campaña para la elección legislativa del 26 de septiembre que pondrá a prueba la popularidad del presidente Hugo Chávez.

Decenas de políticos de varios partidos de la oposición se dieron cita la tarde del martes para recibir el féretro de Brito que, entre aplausos y vivas de "valiente", fue cubierto con una bandera de Venezuela mientras entonaban el himno nacional en una funeraria en el este capitalino.

Los familiares más cercanos, desechos en sollozos y llantos, agradecieron las muestras de cariño.

"Nosotros hacemos responsable de la muerte de mi papá al presidente Chávez directamente", dijo horas antes Ángela Brito, hija del agricultor y biólogo fallecido, a la cadena de radio RCN de Colombia.

El mandatario, inmerso de lleno en la campaña, no se pronunció sobre el tema en ninguno de los varios actos electorales en los que participó el martes.

Brito inició en 2003 una batalla legal por la delimitación de sus tierras en el suroriental estado Bolívar, que radicalizó a partir de 2005 con varias huelgas de hambre, llegando a amputarse un dedo y coserse la boca, para llamar la atención del presidente sobre su caso.

El gobierno alegó este martes que había hecho todo lo posible para preservar la vida de Brito -al que recluyó forzosamente en un hospital militar alegando que estaba mentalmente inestable- y dijo que atendió todas sus peticiones, pero que la oposición lo manipuló políticamente.

"(Brito ha sido) utilizado en su buena voluntad", dijo el ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, quien como presidente del Instituto Nacional de Tierras (INTI) ha estado encargado del caso desde el 2006, citado en un comunicado.

Justicia. El agricultor, elogiado por unos como un defensor de los derechos humanos y considerado por otros como un excéntrico, exigía que el gobierno reconociera los errores y delitos cometidos en el caso de la delimitación de sus tierras.

La opinión pública se ocupó intermitentemente del caso de Brito, quien con 1,90 metros de estatura llegó a pesar unos 35 kilos tras realizar ocho huelgas de hambre durante cinco años en los predios de varias instituciones estatales y frente a la sede del Organización de Estados Americanos (OEA) en Caracas.

"(Muchas personas) no vieron que la causa de Franklin Brito era una lucha por los derechos humanos aquí en Venezuela, una lucha por el debido proceso, una lucha por el acceso a la justicia", argumentó Ángela Brito.

Pese a que gobierno le entregó una indemnización, hizo obras en su fundo y revocó supuestos derechos de sus vecinos en su propiedad, el agricultor nunca aceptó las figuras legales usadas para ello y pidió que el propio Chávez se pronunciara.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Philip Crowley, dijo que su país se sentía "entristecido" por la muerte de Brito y extendió sus condolencias a la familia.

A las afueras del velorio, varios políticos opositores leyeron un comunicado apoyando la lucha de Brito y dijeron que elevarían su reclamo a la ONU y OEA.

"Nos estamos dirigiendo a las instancias internacionales con el grupo del Foro Penal Venezolano porque la familia nos han pedido ayudarlos. Este es un caso que escapa a la ley venezolana, aquí pueden aplicarse principios internacionales", dijo Julio César Pineda, candidato opositor al Parlatino.

El derecho de propiedad. El mandatario ha expropiado millones de hectáreas desde que inició en 2001 una controvertida reforma agraria, lo que ha llevado a algunos críticos de Chávez a señalar a Brito como un mártir y a colocar los derechos humanos de venezolanos en situación comparable a la cubana.

Oposición y empresarios, que acusan a Chávez de querer implantar en Venezuela un sistema comunista al estilo cubano, encumbraron a Brito como el adalid de la propiedad privada.

"Para nadie es un secreto que al derecho de propiedad en Venezuela lo han pretendido borrar de un plumazo", dijo el mayor gremio empresarial, Fedecámaras, en un comunicado.

"El fallecimiento de Franklin Brito nos obliga a no cesar en la lucha y nos compromete mucho más con Venezuela y con el futuro de nuestros hijos y nuestros nietos. Tal como lo demostró este productor agropecuario: El derecho de propiedad es un derecho irrenunciable", agregó.

Sin embargo, el líder izquierdista asegura que sus políticas favorecen a la mayoría oprimida durante décadas por la "oligarquía", a la que acusa de haber expropiado a los pobres durante décadas.

La muerte del agricultor también azuzará el enfrentamiento entre el Ejecutivo y organizaciones no gubernamentales que lo acusan de limitar el derecho a la protesta, con miles de personas procesadas por manifestar en las calles y unos 30 presos por razones consideradas políticas.

"Brito expiró en la lucha por sus derechos y ante la indiferencia de las autoridades del actual Gobierno", dijo el ex embajador de Venezuela ante la ONU, Milos Alcalay.