Bogotá. La Red de Indignados e Indignadas Petro No Se Va, agradeció el respaldo de Ecuador a su lucha por la paz y la democracia, a propósito de los hechos que han rodeado el intento de destitución del alcalde Gustavo Petro por parte de la Procuraduría de Colombia.

"Lo primero que quiero decirle a las hermanas y los hermanos ecuatorianos es gracias por esta actitud tan absolutamente digna, solidaria y comprometida con la paz y la democracia en Colombia, que es lo que hoy está siendo amenazado con la decisión de destituir mediante un golpe de Estado la voluntad popular y democrática que eligió un plan de desarrollo, un programa de desarrollo y un alcalde que es Gustavo Petro", dijo José Cuesta, vocero de la Red de Indignados, que este jueves cumple 46 días de presencia permanente en plaza Bolívar, sede de la alcaldía bogotana.

Cuesta, ex miembro del guerrillero grupo M-19, preso político y profesor universitario, agradeció al presidente ecuatoriano Rafael Correa y al alcalde de Quito, Augusto Barrera, por las muestras de solidaridad.

"Señor presidente Correa, gracias por esa actitud con la democracia y con la paz. Al señor alcalde la ciudad de Quito, de verdad, muchísimas gracias. Hoy conocí y me emocioné con las declaraciones que ha dado de respaldo a la lucha por la paz y la democracia que venimos librando los colombianos", comentó en medio de la multitud de cerca de 40.000 personas que la víspera colmaron la plaza.

El pasado lunes, el alcalde Augusto Barrera, como representante de los alcaldes de América, denunció a Andes que su par de Bogotá es víctima de un acoso mediático y que, ante su destitución, los alcaldes de América han mostrado su solidaridad.

Cuesta es uno de los integrantes de la red de nodos, son una red horizontal que coordina ejercicios de acción, como la tutela que aún le permite a Petro ejercer su cargo pese a la decisión del procurador, Alejandro Ordóñez.

"Gracias Ecuador porque, de verdad, con esas formas de participación estamos garantizando que, efectivamente, la paz y la democracia en Bogotá, en Colombia y en el continente sea irreversible", puntualizó.