Sao Paulo. La candidata del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) para la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, disputará un balotaje con el opositor José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), según cifras divulgadas este domingo por el Tribunal Superior Electoral (TSE).

A continuación, comentarios de representantes del sector productivo e industrial de Brasil sobre este resultado.

Robson Andrade, presidente de la Confederación Nacional de la Industria (CNI):

"La realización de una segunda vuelta muestra que las instituciones democráticas están fuertes. Es una posibilidad de que se discutan temas importantes, no sólo relacionados al desarrollo, sino a cuestiones sociales".

"En la campaña para la primera vuelta, los candidatos viajan por todo el país y se descuida el debate; ahora existirá la oportunidad de una discusión más profunda. Es un momento rico para el país".

Cesario Ramalho, presidente de la Sociedad Rural Brasileña (SRB):

"Tanto en Dilma (Rousseff) como en Serra, en el sentido macroeconómico, veo pocas diferencias. Marina (Silva) es la candidata más débil, pautada por un tema único (...) Pero tendrá una gran importancia en la segunda vuelta. Veo más barreras en Serra que en Dilma, en la cuestión ambiental. Creo que Dilma es más pragmática, es más desarrollista".

Adriano Pires, consultor del Centro Brasileño de Infraestructura:

"La lucha puede ser buena en la segunda vuelta, considerando a Dilma con menos votos a lo esperado y a Serra y a Marina (Silva) consiguiendo más de lo previsto".

Paulo Safady Simao, presidente de la Cámara Brasileña de la Incustria de la Construcción (CBIC):

"La segunda vuelta entre Dilma y Serra es una forma de que Brasil analice las propuestas de una forma más criteriosa: habrá un mayor debate sobre lo que el país necesita y cuáles son las nuevas opciones".

"Creo que la continuación de la campaña no afectará el ritmo de la economía, porque ninguno de los candidatos imagina un país que no camine en dirección al desarrollo".

Melvyn Fox, presidente de la Asociación de Empresas de Materiales de Construcción (ABRAMAT):

"Para el sector de la construcción, no vemos ninguna alteración más profunda. La candidata Dilma mostró claramente que va a dar continuidad a los proyectos del sector, mientras que Serra no se mostró contrario al programa (gubernamental de viviendas sociales) 'Mi Casa, Mi Vida'. No importa quién sea el vencedor, habrá continuidad de lo que estamos viendo y las perspectivas siguen siendo positivas para el sector".

 

Paulo Pedrosa, presidente Ejecutivo de la Asociación Brasileña de Grandes Consumidores Industriales en Energía y de Consumidores Libres ( ABRACE):

"La segunda vuelta de las elecciones será importante para que los dos candidatos puedan discutir sobre temas de competitividad en la industria y de los precios de la energía. Creo que ahora habrá una discusión más profunda sobre los grandes problemas del país".