París. El centrista francés Francois Bayrou, una figura potencialmente influyente en la elección presidencial de mayo, se distanció este miércoles del presidente Nicolas Sarkozy, en una carta en la que pide a los líderes que rechacen los extremos y pongan fin a la "violencia" en política.

Bayrou, quien obtuvo 9% de los votos en la primera ronda presidencial el domingo, aún debe decir si apoyará a Sarkozy o al socialista Francois Hollande en el balotaje del 6 de mayo.

Pero el ex profesor de historia pareció inclinarse hacia Hollande, quien aparece en las encuestas como ganador de la segunda vuelta, cuando dijo que Francia necesitaba un líder capaz de unir al país, rechazar los extremos políticos y mostrar un comportamiento ejemplar.

"Durante años, nuestro país ha estado definido por la violencia en el comportamiento y las palabras, la guerra entre campos y una actitud complaciente hacia los extremos", escribió Bayrou en una carta, que estuvo dirigida a ambos candidatos y se difundió el miércoles.

Las primeras líneas de la carta incluyeron una crítica indirecta a Sarkozy, cuyo estilo como candidato para la reelección tiende a ser más confrontativo que el de Hollande.

Después de que la líder de extrema derecha Marine Le Pen obtuviera un tercer puesto en la primera ronda de las elecciones, el mejor resultado de la historia para el Frente Nacional, tanto Hollande como Sarkozy han buscado seducir a sus seguidores para conseguir su apoyo.

Sin embargo, su propuesta ha sido más abierta, diciendo que respeta a los votantes del Frente Nacional y no los culpa por su elección, mientras que Hollande ha dicho que entendía a los votantes que querían expresar su frustración ante la crisis.

Sarkozy, quien predica reducir la inmigración legal a la mitad y las pruebas de idioma para las personas que buscan la ciudadanía francesa, enfrenta la difícil tarea de apelar tanto a los seguidores de Le Pen como al electorado más de centro de Bayrou.

En su carta, Bayrou pareció estar más alineado con las posiciones de Hollande en áreas políticas que van desde la justicia, el papel de los sindicatos y la Unión Europea.

Pero Bayrou también tomó algunas de las iniciativas de Sarkozy, como la idea de escribir una "regla de oro" sobre disciplina fiscal en la Constitución francesa y la promesa de usar más el referendo en decisiones políticas clave.