México, EFE. La próximo visita de trabajo a México del presidente de EE.UU., Barack Obama, se mantiene sin cambios a pesar de los atentados registrados en Boston, afirmó este martes el canciller mexicano, José Antonio Meade, quien dijo que aún están definiendo la agenda.

Tras participar en el foro "México: Oportunidad y Crecimiento" en la sede de Relaciones Exteriores, Meade declaró a los periodistas que durante la visita de Obama, el 2 y 3 de mayo próximos, "habrá oportunidad de revisar la agenda bilateral y avanzar en temas que son importantes para los dos países".

Además, el gobierno mexicano reiterará su "solidaridad frente a los lamentables hechos ocurridos el día de ayer" en Boston, donde estallaron dos bombas mientras se corría un maratón que dejaron 3 muertos y más de 170 heridos.

Tras precisar que ambos países están "en el proceso de concluir la agenda", dijo que el objetivo es que sea "lo más amplia posible" y que les "permita poner el foco en temas de competitividad, inversión, infraestructura, educación", así como en seguridad y migración.

La idea es que "nos permita significar la importancia y profundidad que queremos que tenga esta relación", apuntó el ministro, quien destacó que el ánimo de México ante la visita de Obama es "hacer de la región de Norteamérica la más dinámica y competitiva".

Sobre las medidas que serán adoptadas durante la estancia del jefe de la Casa Blanca en el país, dijo que estarán muy pendientes de que la seguridad "siempre esté asegurada".

Sobre el doble atentado con bomba cometido en la zona de meta del maratón de Boston, precisó que han "identificado al 100% de los mexicanos" que participaron en el evento deportivo, 231, y en principio todos parecen "estar bien".

"Hubo pronta identificación de los mexicanos", apuntó y añadió que entre los lesionados no hay "ninguno grave" de nacionalidad mexicana.