Bogotá. Luego de dos años de su liberación, Ingrid Betancourt agradeció una vez más a las Fuerzas Militares colombianas y señaló que continuará ayudando al país en diversos escenarios, pero descartó su regreso a la política.

"La Ingrid que estaba en el Congreso aún está ahí, pero tanto tiempo en secuestro es necesario recuperar la heridas. Fue una gran satisfacción saber que la persona que impulsó la operación Jaque fue elegida como Presidente de la República. Vamos por buen camino; Colombia está unida a través de unos ideales, y las operaciones ‘Jaque' y ‘Camaleón' demuestran la unidad. Voy a seguir ayudando al país desde otro escenario, no necesariamente desde la política", señaló.

Betancourt señaló que regresó al país con el fin de conmemorar su ‘resurrección' y la de sus 14 compañeros de cautiverio con quienes compartió cerca de siete años.

"Estoy aquí con ustedes porque el Ejercito de Colombia tuvo el hermoso gesto de reunirnos; es un cumpleaños muy especial, en el que resucitamos. La razón de estar acá es una bendición de Dios y es la oportunidad de darles las gracias a las personas que pusieron en riesgo su vida por nosotros. Yo se que vamos a lograr liberar a los que aún quedan en la selva", dijo emotiva Betancourt, en una rueda de prensa.

Manifestó su convencimiento de que muy pronto los 20 uniformados que están encadenados en la selva regresarán a sus hogares. "Tengan fe. Esta mañana oramos por ellos y los esperamos pronto aquí en libertad".

Ante la posibilidad de un acercamiento con la guerrilla para la liberación de secuestrados, la ex candidata presidencial señaló que "todas las vías deben quedar abiertas, el diálogo es una buena manera, pero las FARC nos traicionó cuando se intentó el diálogo, la experiencia nos lleva a pensar que necesitamos muestras verdaderas de cambio, no vamos a ser idiotas útiles, pero por ahora está demostrado que las FARC se vencen en el campo militar".

Ingrid, junto a los tres estadounidenses y los 11 soldados y policías colombianos liberados en la operación Jaque y Camaleón, una de las más espectaculares operaciones que haya llevado a cabo el Ejército Nacional en la historia reciente del país, asistieron a primera hora a una misa y depositaron una ofrenda floral en las instalaciones de la escuela militar José María Córdova en Bogotá en honor a los secuestrados.

Ingrid insistió en que a las guerrillas se les acabó el espacio político e ideológico en el país. "Las FARC no tienen espacio en Colombia, sólo buscan una vida basada en el narcotráfico, que los mantiene aislados del mundo, de odio a Colombia. Alfonso Cano debe entender el momento histórico y que su organización no tiene ningún camino y sobre todo ideología".

Por su parte, el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, invitó a los carceleros de las FARC a huir con sus retenidos.

"Invitamos a los carceleros de las FARC a que procuren su propia libertad y de los uniformados secuestrados, el Gobierno los recompensará y el noble pueblo colombiano los perdonará", dijo.