Bogotá. La ex candidata presidencial de Colombia, Ingrid Betancourt, y su familia desistieron oficialmente de la solicitud de conciliación a través de la cual la ex secuestrada pedía más de 15.000 millones de pesos como parte de la reparación al daño causado por su permanencia en cautiverio durante más de seis años, en manos de las FARC.

El nuevo requerimiento se dio luego de que el Delegado del Ministerio Público para la Conciliación, Isnardo Jaimes, hubiera manifestado la fijación de la audiencia para el próximo 5 de agosto.

En ese entonces el funcionario manifestó que no creía que se tratara de una reparación simbólica, como lo afirmaba la ex secuestrada y que todavía era preciso presentar los argumentos que acrediten su postura que, en el caso del Ejecutivo, ha sido la de no aceptar los requerimientos de la ex senadora, que exige el pago de más de 15.000 millones de pesos.

En entrevista transmitida en directo por televisión para todo el país, Ingrid Betancourt precisó que se trataba de una reparación simbólica y que se arrepentía de haber presentado la solicitud de conciliación, que generó el rechazo de las Fuerzas Militares y de algunos sectores del Ejecutivo.