Decenas de inmigrantes criticaron este lunes al presidente Barack Obama por visitar la ciudad de Los Angeles para recaudar fondos, pese a que no ha cumplido su promesa de otorgar una reforma migratoria ni ha detenido completamente las deportaciones.

"¿Cómo se atreve a venir a Los Ángeles a pedir el voto de los latinos luego de todo lo que ha hecho?", se preguntó retóricamente Isaura García durante una conferencia de prensa.

"Él necesita cumplir algo de lo que prometió para que la gente lo apoye en la próxima elección".

La manifestación realizada en el oeste de la ciudad ocurrió horas antes de la llegada del mandatario a Los Ángeles, donde planea realizar por la noche una recaudación de fondos en el club de rock House of Blues.

Obama está en el segundo día de su gira de tres días por la costa occidental. La gira para recaudar fondos, que concluirá en Denver, le permitirá volverse a contactar con simpatizantes más liberales y más pudientes.

A unas cuadras del club de rock, García y otros inmigrantes exhortaron a Obama a que detenga las redadas y el programa Comunidades Seguras.

A través de Comunidades Seguras, policías locales notifican electrónicamente al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) cada vez que detienen a un inmigrante que vive en el país sin autorización legal.

Una vez fichado, las huellas dactilares del arrestado son cotejadas con bases de datos de violaciones migratorias del Departamento de Seguridad Nacional y de antecedentes penales del FBI. Si se confirma que el arrestado carece de autorización para vivir en el país legalmente, se inicia un proceso que podría terminar en la deportación.