Por haber traficado armas a favor de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cinco de las 26 capturados que habían recuperado su libertad luego de sus  detenciones, confesaron su responsabilidad ante el Juez 54 Penal Municipal de Bogotá, con Funciones de Control de Garantías.

Seis de los beneficiados habían sido capturados nuevamente y fueron cobijados con medida de aseguramiento sin beneficio de ex carcelación, tras la determinación diametralmente distinta que había tomado la Juez 11 Penal Municipal de Bogotá con Funciones de Control de Garantías.

La decisión cobija a Reyner Castañeda Daza, Edgar Giovanny Santofimio Fracica, Monica Patricia Vásquez Serrano, Rosalba Silva Salamanca(empleada del Ejército) y Yuri Cuéllar Zapata, que serán condenados por concierto para delinquir agravado y tráfico y venta de armas, munición, y explosivos de uso privativo de las Fuerzas Militares.

El oficial (r) del Ejército José Hildebrando Morales Virgüez, que había recuperado su libertad inicialmente y también fue recapturado, no aceptó su responsabilidad en el ilícito.