Quito. La controvertida Central de Inteligencia de Colombia habría intervenido durante 2008 las comunicaciones telefónicas de altos funcionarios de Ecuador, incluido su presidente, en una operación conocida por el gobierno de Bogotá.

La denominada operación "Salomón" habría comenzado en Quito después de la incursión del Ejercito colombiano a un campamento guerrillero ubicado en territorio ecuatoriano donde murieron 24 personas, entre ellas el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes.

"El DAS, entidad adscrita a la presidencia de Colombia, instaló en Quito una plataforma móvil para intervenir teléfonos fijos y celulares del alto gobierno, incluidos los de la oficina de (Rafael) Correa", reportó el diario El Universo de Quito en su edición impresa del lunes.

Los resultados y actividades del proyecto "Salomón" habrían sido dados a conocer al presidente de Colombia, Alvaro Uribe, y al ex ministro de Defensa y actual presidente electo de ese país, Juan Manuel Santos, a quienes se les habría realizado "tres presentaciones", según lo publicado por el diario.

La fuente anónima citada por el medio aseguró que "la plataforma de espionaje instalada en Quito (...) todavía se encontraría en esa ciudad y ha funcionado desde distintos departamentos alquilados por empresas de fachada con el objetivo de intervenir diálogos que se analizaban en Bogotá".

El director del DAS, Felipe Muñoz, citado en el informe, no habría confirmado la existencia de la operación pero tampoco la habría negado. "La instrucción que tengo es pronunciarme a ese respecto a través de la cancillería", dijo Muñoz a El Universo.

Bogotá y Quito trabajan en el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas luego de que el presidente Rafael Correa las rompió en el 2008 tras la incursión militar colombiana en la zona selvática de Ecuador.

Quito y Bogotá han mostrado su disposición para continuar con el diálogo para restablecer las relaciones diplomáticas.

La Central de Inteligencia de Colombia, más conocida como el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), ha sido centro de varios escándalos en los últimos meses, incluido uno por la interceptación ilegal de comunicaciones telefónicas a magistrados, periodistas y políticos de la oposición colombianos.

Después de ese escándalo que surgió en el 2009, el gobierno de Uribe, quien entregará el poder el 7 de agosto, anunció su decisión de eliminar el DAS y reemplazarlo por una institución más pequeña y eficiente.