San José. La intención de voto se encuentra totalmente dividida entre los dos candidatos que podrán aspirar por la Presidencia de Costa Rica en la segunda ronda de elecciones, detalló la encuesta de opinión política del Centro de Investigación y Estudios Políticas de la Universidad de Costa Rica (CIEP) publicada por el Semanario Universidad.

Fabricio Alvarado del partido de corte evangélico Restauración Nacional (PRN) sumó un 45% del respaldo registrado por la medición, mientras que Carlos Alvarado del oficialista Acción Ciudadana (PAC) obtuvo un 42%. Estas cifras se consideran un empate por el margen de error, situado en 3,6 puntos porcentuales.

Fabricio y Carlos Alvarado entraron en la segunda ronda electoral tras una reñida disputa en Costa Rica, después de sumar un 24,91% y un 21,66% de los votos en la primera etapa, respectivamente, y se enfrentarán nuevamente el 1 de abril en el proceso de elección definitivo.

Estas cifras son insuficientes para ganar las elecciones en primera ronda en el contexto costarricense, donde se requiere de una cifra mayor al 40% de los votos válidos, según indica la legislación vigente.

La última encuesta del CIEP indicó que el oficialista Carlos Alvarado, exministro de Trabajo y de Desarrollo Humano de la actual administración, es el que más ha logrado atraer a otras corrientes.

Costa Rica celebró sus primeros comicios el 4 de febrero pasado, en un proceso marcado por la intensa división de fuerzas políticas, pues los dos punteros fueron seguidos de cerca por los candidatos de los partidos tradicionales Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC), así como por el pequeño Partido Integración Nacional (PIN), que tuvo un mayor impulso en esta ocasión por la candidatura del mediático abogado Juan Diego Castro.

Los candidatos de esos tres partidos sumaron casi un 45% de los votos válidos, suma parecida a la registrada por los candidatos del PAC y el PRN juntos, y que ahora deberán dividirse los dos aspirantes que siguen en pugna.

Además, tanto Fabricio como Carlos Alvarado deberán buscar el apoyo del restante 9% de los votantes de la primera ronda, a quienes se podría añadir parte del 34,3% de abstencionistas que fue registrado.

Si se cuenta la cantidad de votantes que dieron su voto a otras agrupaciones y quienes se abstuvieron de asistir a las urnas, entre los dos ganadores sólo se concentró un 28% del padrón compuesto por 3,3 millones de personas.

Al respecto, la última encuesta del CIEP indicó que el oficialista Carlos Alvarado, exministro de Trabajo y de Desarrollo Humano de la actual administración, es el que más ha logrado atraer a otras corrientes, en parte por su perfil como candidato de un partido político consolidado y por ser representante del ala progresista.

Por su parte, Fabricio Alvarado, un experiodista televisivo, diputado y predicador evangélico, logró comandar la primera ronda como máximo representante del sector conservador costarricense a pesar de haberse postulado por un partido no tradicional, en gran medida por su oposición a temas como el matrimonio igualitario o las identidades de género.

 

Estos temas fueron un estallido y polarizaron a Costa Rica tras la opinión consultiva publicada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH)  en la que urgió al país centroamericano a garantizar esos derechos, punto que Fabricio Alvarado aprovechó para colocarse como estandarte de "la lucha por la familia tradicional".

Como parte de la encuesta tambiénse reveló la inestabilidad del voto y la incertidumbre del panorama empatado, pues un 28% de los entrevistados dijo que jamás votaría por Fabricio Alvarado, un 19% dijo lo mismo en relación con Carlos Alvarado y un 17% prefirió no vetar a ninguna de las opciones.

Un 11% dijo que jamás votaría por alguno de los candidatos y un 25% evitó dar una respuesta.

Para realizar la medición estadística publicada este día, el CIEP realizó 723 entrevistas vía teléfono celular entre el 6 y el 8 de febrero pasados, apenas dos días después de las primeras votaciones.