Una delegación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) viajaba este viernes a la ciudad de Jinotepe a "hacer gestiones" para liberar a las unidades de transporte y conductores centroamericanos que se encuentran retenidos al sur de Nicaragua por la crisis sociopolítica que vive este país, que ha dejado al menos 285 muertos.

La Comisión de Mediación y Testigo del Diálogo Nacional, a cargo de la CEN, explicó que hará esa gestión a pedido de los embajadores centroamericanos que expresaron su preocupación "porque sus connacionales puedan llegar a su destino", que no ha sido posible por la interrupción del tráfico en la carretera en el área de Jinotepe.

"La CEN ha expresado la necesidad de atender dicha solicitud de carácter humanitario con urgencia. Por tal motivo nos haremos presente en la zona mencionada, a fin de verificar y testificar el desplazamiento de estas personas", explicó la Comisión en un comunicado.

"Así mismo, estamos solicitando a las autoridades garantizar la integridad física de quienes han permanecido protestando en la zona y por los vecinos del lugar", agregó. Para su efecto, los sacerdotes serán acompañados por una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se encuentra en el país, puntualizó.

El Gobierno de Panamá informó ayer que 112 transportistas panameños que estaban varados en Nicaragua consiguieron retornar a su país, y que aún continuaban atrapados 17, que estaban localizados y recibiendo el "apoyo" de la embajada panameña en Managua.

Preocupación por la situación de salud de transportistas. Según fuentes de la mesa del diálogo consultadas por Efe, los Gobiernos de El Salvador y Guatemala enviaron una carta por separado al Gobierno de Nicaragua preocupados por la situación de salud de 200 transportistas de cada país, que se encuentran varados en Jinotepe, ciudad ubicada a 50 kilómetros al sur de Managua, desde hace tres semanas.

El Gobierno nicaragüense pidió a los obispos, mediadores del diálogo, y a la CIDH, atender esta situación en la mesa de Comisión de Verificación y Seguridad, que se ha creado en ese foro.

"Autoconvocados". Un grupo de los denominados "Autoconvocados" mantienen bloqueado con barricadas y zanjas el acceso vial a Jinotepe, en protesta contra el Gobierno del nicaragüense Daniel Ortega. La Policía no ha logrado desalojar las manifestaciones.

Según el acuerdo de la mesa del diálogo, una vez que los furgones salgan de Jinotepe se volverán a poner los "tranques” o bloqueos en la vía.

El Gobierno de Panamá informó ayer que 112 transportistas panameños que estaban varados en Nicaragua consiguieron retornar a su país, y que aún continuaban atrapados 17, que estaban localizados y recibiendo el "apoyo" de la embajada panameña en Managua.

Paralización del transporte terrestre. Nicaragua está sumida en su crisis más sangrienta desde 1980, cuando también estaba en el poder el presidente, Daniel Ortega, y sufre desde hace dos meses protestas antigubernamentales diarias, iniciadas por unas fallidas reformas a la seguridad social.

Los manifestantes piden la salida de Ortega, quien lleva once años en el poder, y han colocado barricadas en las principales carreteras del país, lo que ha provocado la paralización del transporte terrestre.

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) reveló el pasado martes que la crisis ya ha cobrado la vida de al menos 285 personas, incluidos 20 menores de edad. El Gobierno solo reconoce 47 fallecidos. La cifra de heridos supera los 1,500, según la organización.