El Cairo. Activistas online egipcios parecían divididos entre la conveniencia de seguir en las calles durante el "Viernes de Despedida", la manifestación masiva prevista que los organizadores pretenden que sea el punto de ruptura del régimen de 30 años del presidente Hosni Mubarak.

Los activistas habían utilizado Facebook, Twitter y otros medios sociales para reunir online a sus seguidores, coordinar las protestas y compartir consejos sobre cómo evitar los arrestos y actuar con los gases lacrimógenos.

Pero internet ha estado casi totalmente inaccesible durante la mayor parte de las protestas, y empezó a operar después de que Mubarak realizara algunas de las mayores concesiones en su mandato, lo que dejó a muchos internautas, como a la mayoría de los egipcios, divididos sobre si deberían volver a la vida normal o seguir con las manifestaciones.

Un sangriento choque paralizó el centro de El Cairo este miércoles y este jueves cuando leales al gobierno se enfrentaron armados con manifestantes pro-democracia, lo que llevó a usuarios de Facebook a crear grupos pidiendo que todos los bandos se quedaran en casa el viernes.

Un grupo, que había reunido a más de 180.000 miembros en pocas horas, pidió a los egipcios "calma e intentar centrarse en la reconstrucción". La página principal que instaba al "Viernes de Despedida", por el contrario, tenía pocos más de 40.000 miembros.

Los organizadores han pedido a los manifestantes que marchen desde cualquier sitio en el que se encuentren hacia la plaza Tahrir, el edificio de la televisión pública y el edificio del Parlamento en el centro de El Cairo.

Sin embargo, muchos usuarios de Facebook rogaron a los manifestantes que llegaran a un acuerdo, diciendo que ya habían conseguido mucho.

"Tenemos un vicepresidente, nos han prometido una reforma constitucional, y los responsables del descontrol de los últimos días serán procesados. Os lo suplico, no destruyáis Egipto mañana. Desistid ahora", escribió Neveen Morsy

Las reacciones de activistas pro-democracia no tardaron, muchos de ellos entrando en debates sobre si tenía sentido abandonar dados los sacrificios ya realizados y las vidas perdidas.

"No nos traicionaremos. No daremos marcha atrás. La sangre de los mártires no se perderán en vano (...) Mubarak, te hundiremos Faraón", escribió el miembro de un grupo.

Pero incluso algunos miembros de los grupos originales que pedían las protestas que comenzaron la semana pasada parecían cuestionar el objetivo de seguir adelante, y muchos expresaron su preocupación sobre un vacío de poder, si Mubarak abandona inmediatamente el cargo.

"Los que participan en las protestas mañana no son la juventud de Egipto, a la que orgullosamente pertenezco. Hemos logrado lo que queríamos. Los manifestantes de mañana serán cualquiera que quiera un vacío de poder para aprovecharlo", dijo Mohamed Metwally.