Madrid. La inversiones, la cooperación y los históricos vínculos de amistad entre España y México marcaron este lunes la primera jornada de la visita de del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien fue recibido por los reyes y asistió a un foro en el que invitó a los empresarios españoles a invertir en su país.

En esta visita de Estado de dos días a España, Peña Nieto está acompañado de varios ministros que entre este lunes y martes firmarán con sus homólogos españoles varios acuerdos, como un convenio para promover y consolidar la cooperación de ambos países en infraestructuras y transporte.

La jornada comenzó con una ceremonia en la que el rey Juan Carlos y la reina Sofía acudieron al Palacio del Pardo, donde reside durante su visita el presidente de México y su esposa, Angélica Rivera de Peña, para darles la bienvenida.

Sonrientes los reyes y el presidente de México y su esposa posaron para los fotógrafos en los jardines del Palacio del Pardo y unas horas después lo hicieron en el Palacio de la Zarzuela junto con los príncipes de Asturias, antes de compartir un almuerzo.

La visita de Estado de Peña Nieto es la última de los 39 años del reinado de Juan Carlos I, quien hace una semana anunció la abdicación en su hijo, el príncipe Felipe, que se prevé que el próximo 19 de junio será proclamado rey.

Ante una audiencia de empresarios españoles, entre los que estaban los presidentes de grandes empresas, como Iberdrola, Entrecanales, Ferrovial o el banco BBVA, Peña Nieto declaró que México ofrece "fiabilidad" y grandes oportunidades de negocio en los sectores de infraestructuras y de energía, incluidas las renovables.

Ya en el interior del Palacio de la Zarzuela, el monarca impuso al presidente de México el Collar de la Orden de Isabel la Católica -la segunda distinción en importancia que concede el Gobierno español- y a la primera dama mexicana, la Gran Cruz de la misma orden.

Antes del almuerzo, Peña Nieto acudió a un seminario sobre inversión en México organizado por el Grupo Prisa y donde expuso las reformas que ha puesto en marcha en su país desde que accedió a la Presidencia, en diciembre de 2012, facilitadas por el llamado Pacto por México, firmado por varios partidos un año más tarde para consensuar el proceso de transformaciones.

De todas esas reformas, dijo que las más "emblemática" es la de la energía, que establece las condiciones para que el Estado mantenga la propiedad de los hidrocarburos presentes en su subsuelo, pero con nuevos mecanismos para la localización y la explotación por el sector privado de posibles yacimientos.

Ante una audiencia de empresarios españoles, entre los que estaban los presidentes de grandes empresas, como Iberdrola, Entrecanales, Ferrovial o el banco BBVA, Peña Nieto declaró que México ofrece "fiabilidad" y grandes oportunidades de negocio en los sectores de infraestructuras y de energía, incluidas las renovables.

En cuanto a intercambios comerciales, México se afianza como segundo destino de exportación de España en Latinoamérica, después de Brasil.

En la conferencia, bajo el título "México, reformar para crecer", Peña Nieto recordó que el programa de inversiones previsto hasta 2018 asciende a unos 440.000 millones de euros que se destinarán a energía, desarrollo urbano, infraestructuras, comunicaciones, turismo y sanidad, entre otros ámbitos.

Preguntado por las relaciones con el resto de América Latina, el presidente mexicano dijo que" siempre se ha procurado estrechar relaciones con Centro y Sudamérica" y puso énfasis en que la Alianza del Pacífico, que integra con Chile, Colombia y Perú.

Por su parte, el secretario de Hacienda y Crédito Público mexicano, Luis Videgaray, estimó que el país crecerá a una tasa del 5 % anual en los próximos años.

El ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, valoró, por su parte, "la valentía" que ha demostrado México para implantar reformas estructurales, que son "el camino necesario, aunque no el camino sencillo".

En el mismo foro, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, recordó que España es el primer inversor de la UE en México.

El presidente de México recibió hoy las llaves de oro de Madrid de mano de la alcaldesa de la capital española, Ana Botella, obsequio que consideró que reafirma la "hermandad" y es símbolo del "prometedor futuro" que se abre para las sociedades de México y España.

Esta noche, Enrique Peña Nieto y su esposa acudirán a una cena de gala en el Palacio Real.

La visita continuará este martes, en que Peña Nieto se reunirá con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y pronunciará un discurso en el Congreso de los Diputados.