Guatemala. El superintendente de bancos de Guatemala, Ramón Tobar, informó este martes que se investiga a 30 personas políticamente expuestas (PEP) por transacciones sospechosas que podrían ser de lavado de dinero.

En declaraciones a periodistas, Tobar indicó que el año pasado hubo 565 denuncias hechas por los bancos del sistema, de transacciones fuera del patrón normal de cuentahabientes y entre ellos están PEP, que son políticos o sus familiares.

Extraoficialmente se conoció que entre estas personas investigadas hay varios alcaldes guatemaltecos, y el superintendente añadió que ya hubo 205 denuncias ante el Ministerio Público.

Según la Superintendencia de Bancos entre los PEP figuran ex presidentes, políticos, militares, altos ejecutivos y sus familiares, quienes son vigilados según estándares internacionales a través de la Intendencia de Verificación Especial y sobre la base de informes de los bancos del sistema.