Lima. El Congreso y la fiscalía de Perú dijeron este miércoles que investigarán a un vicepresidente envuelto en un supuesto caso de tráfico de influencias, medida con la que el hasta ahora popular gobierno de Ollanta Humala dijo estar de acuerdo.

El escándalo que involucra al segundo vicepresidente, Omar Chehade, ha abierto la primera crisis del gobierno de Humala, quien goza de una popularidad del 62% con apenas tres meses en el poder.

"Hemos conversado con el presidente y la evaluación es de respeto a las evaluaciones que hace el Ministerio Público y el Congreso", dijo el primer ministro Salomón Lerner, en las primeras declaraciones del Ejecutivo sobre el tema.

Lerner afirmó que esperarán que concluyan las dos investigaciones para "adoptar la posición más adecuada políticamente".

El presidente del Congreso, el oficialista Daniel Abugattás, pidió a la Comisión de Etica que sesione hasta el fin de semana, de ser necesario, para acelerar la investigación; mientras que la Fiscalía dijo que la suya podría demorar unos 75 días.

Chehade, que también es legislador, se reunió con tres generales para presuntamente pedir el uso de la policía en una intervención judicial contra una firma azucarera en favor del grupo empresarial Wong, de acuerdo a uno de los involucrados.

La primera dama Nadine Heredia, considerada la persona con mayor influencia sobre el presidente Ollanta Humala, redactó en Twitter "Tan difícil es caminar derecho??!!", lo que fue interpretado en la red social como una "bajada de dedo" al segundo vicepresidente, Omar Chehade.

Acepta reunión. El segundo vicepresidente aceptó haberse reunido con tres generales de la policía, su hermano y un amigo en un restaurante de moda en Lima, pero ha negado tajantemente haber pedido el desalojo de la azucarera Andahuasi, cuyos actuales administradores tienen un litigio de propiedad con Wong.

La renuncia o destitución de un vicepresidente en Perú no afectaría la función del Ejecutivo, pero el escándalo amenaza con empañar al Gobierno de Humala, quien precisamente hizo de la lucha contra la corrupción una de sus banderas de campaña.

El caso también pondría en entredicho una reciente purga sin precedentes en la cúpula policial del país, debido a que dos de los generales que participaron de la reunión con Chehade fueron ascendidos en esta reforma.

Asimismo, uno de los oficiales removidos en la purga, el general Guillermo Arteta, es quien asegura haber recibido el pedido de utilizar a la policía en el caso de la azucarera.

Más temprano, la primera dama Nadine Heredia, considerada la persona con mayor influencia sobre el presidente Ollanta Humala, redactó en Twitter "Tan difícil es caminar derecho??!!", lo que fue interpretado en la red social como una "bajada de dedo" al segundo vicepresidente, Omar Chehade.

En tanto, el segundo vicepresidente reiteró a través de su cuenta de Twitter: "Me someteré a todas las investigaciones necesarias, no tengo nada que esconder".

El segundo vicepresidente, quien es abogado, investigó hace unos años casos de corrupción en el Gobierno del ex presidente Alberto Fujimori, actualmente preso por delitos de lesa humanidad.

Hasta el momento, representantes de la familia Wong no se han pronunciado sobre el caso en la azucarera Andahuasi.