Teherán. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, rechazó este miércoles un informe de la agencia nuclear de las Naciones Unidas que puso de relieve las preocupaciones de que Teherán haya trabajado en el diseño de una bomba atómica, diciendo que se basaba en información "inválida" de Washington.

"Deberían saber que esta nación no retrocederá ni siquiera el ancho de una aguja del camino en el que está", dijo en un discurso emitido en directo por la televisión estatal. "¿Por qué dañan la dignidad de la agencia por las afirmaciones inválidas de Estados Unidos?" dijo, aparentemente dirigiéndose a los miembros del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que hizo público su informe el martes.

Citando lo que llamó información "creíble" de estados miembros y otras fuentes, el OIEA enumeró una serie de actividades relacionadas con el desarrollo de armas nucleares, como numerosas pruebas de explosivos y el desarrollo de un detonador de una bomba atómica.

El documento, que fue precedido por especulaciones de medios israelíes sobre ataques militares contra instalaciones nucleares iraníes, detalló nuevas evidencias que sugiere esfuerzos de Teherán por adquirir habilidades para elaborar armas atómicas.

Algunas de las actividades de investigación y desarrollo citadas por Irán tienen aplicaciones tanto civiles como militares, pero "otras son específicas sobre armas nucleares", dijo el informe, que Reuters obtuvo el martes antes de la reunión de los directores del OIEA.