El ministro de Defensa de Irán confirmó este miércoles que la república islámica ha probado un nuevo misil, aunque afirmó que no viola el acuerdo nuclear que firmó el país con las potencias mundiales ni la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que respaldó el pacto.

En respuesta a la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre el asunto, este 31 de enero, Dehqan insistió en que estos ensayos no violan el acuerdo nuclear, firmado con seis grandes potencias en julio de 2015, ni la resolución 2231 de la ONU, que prohíbe a Irán realizar pruebas con misiles con capacidad nuclear.

"Este tema forma parte de la rutina de nuestros programas y siempre hemos anunciado que aplicaremos nuestros programas para la fabricación de piezas defensivas y para defender nuestros objetivos e intereses nacionales", subrayó Dehqan a según la agencia semioficial Tasnim.

Irán ha probado numerosos misiles balísticos desde la firma del acuerdo nuclear en 2015, pero es la primera vez que lo hace desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos.

"Irán no atacará a otros países con misiles balísticos”. Ayer, sin confirmar los hechos, el jefe de la diplomacia, Mohamad Yavad Zarif, aseguró que su país no usará misiles balísticos para atacar otros países, aunque se reserva el derecho a defenderse, ni los empleará para portar cabezas nucleares. Sobre la preocupación de la comunidad internacional, Zarif subrayó que "la República Islámica no requiere permiso de otros países para defenderse".

"Esperamos que el asunto de los programas defensivos de Irán que están fuera de la resolución 2231 y del acuerdo nuclear no se convierta en una excusa para los juegos políticos", advirtió, aludiendo a Washington.

Dehqan no dio detalles sobre el lanzamiento del misil, aunque al término de la reunión del Consejo de Seguridad, la nueva embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que estaba "confirmado" que Irán lo había llevado a cabo el pasado domingo y lo consideró "absolutamente inaceptable".

La resolución del Consejo de Seguridad, adoptada tras el acuerdo para frenar las actividades nucleares de Irán, hace un llamamiento a la república islámica para que evite el desarrollo de misiles balísticos diseñados para transportar armas atómicas. Los críticos dicen que la retórica del documento no obliga a Teherán a cumplir con las recomendaciones.

* Con información de DW y Reuters.