Teherán. Irán aseguró que no le afectarán los planes de la Unión Europea (UE) para reforzar las sanciones por sus disputadas actividades nucleares, y amenazó con castigar a los países que respalden medidas punitivas en su contra reduciendo sus exportaciones de minerales.

Miembros de la UE acordaron seguir adelante con los planes para sanciones adicionales a las impuestas la semana pasada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con medidas extra que incluyen reducir la inversión en el sector energético iraní.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE firmaron un texto este lunes, describiendo las medidas que serán debatidas en una cumbre programada para este jueves.

Las sanciones de la UE apuntarán a "sectores clave de la industria de petróleo y gas (de Irán) con la prohibición de nuevas inversiones, asistencia técnica, transferencia de tecnología, equipos y servicios, en particular las relacionadas a refinamiento, licuefacción y gas natural licuado", según documentos obtenidos por Reuters.

Las medidas punitivas del bloque parecen ir mucho más allá de lo que muchos esperaban.

Algunos miembros de la UE habían sido vistos como renuentes a imponer sanciones más allá de las aprobadas por la ONU, mientras se pensaba que otros querían apuntar a la industria de gas y petróleo iraní.

Al atacar el sector de energía, Europa podría presionar a Irán para que coopere más con China y Rusia, que apoyaron las sanciones de la ONU pero sólo después de asegurarse de que no fueran demasiado severas con la república islámica.

Los esfuerzos de Occidente por aislar a Teherán ya persuadieron a algunas compañías a limitar su vinculación con Irán.

La francesa Total, la rusa LUKOIL, Petronas de Malasia y Royal Dutch Shell se encuentran entre las firmas que en los últimos meses han limitado o discutieron reducir las ventas de gasolina a Irán.

Comportamiento “inestable”. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, criticó este martes el "comportamiento inestable" de las empresas extranjeras en torno a la inversión en el sector energético del país.

"Las grandes potencias desean imponer su voluntad sobre otras naciones (...) no necesitamos el apoyo financiero de estos países", dijo Ahmadinejad, según reportó la televisión estatal.

Irán se ha mantenido desafiante en torno a las sanciones y se rehúsa a suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio, que según dice tiene propósitos pacíficos.