Naciones Unidas. Irán ha estado usando aviones civiles para enviar personal militar y grandes cantidades de armas a Siria a través del espacio aéreo iraquí, con el fin de ayudar al presidente Bashar al-Assad en su lucha de 18 meses contra la insurgencia, según un informe de inteligencia de Occidente al que Reuters tuvo acceso.

Previamente este mes, funcionarios estadounidenses dijeron que estaban consultando a Irak por vuelos iraníes dentro del espacio aéreo de Bagdad que sospechaban que estaban transportando armas para Assad, aliado de Teherán.

Irak dice que no permite el traslado de ningún tipo de armas a través de su espacio aéreo. Pero un informe de inteligencia al que Reuters tuvo acceso indica que gran cantidad de armas iraníes han llegado a Siria vía Irak. Esas transferencias, señala el reporte, son organizadas por los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.

"Esto es parte de un modus operandi iraní revisado que los funcionarios de EE.UU recién ahora han tratado públicamente, tras comunicados previos en contrario", manifestó el informe, brindado por una fuente diplomática de Naciones Unidas.

"Aviones están volando desde Irán a Siria vía Irak, casi diariamente, transportando personal de los CGRI (Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica) y decenas de toneladas de armas para equipar a las fuerzas de seguridad sirias y las milicias que combaten contra los rebeldes", indicó el reporte.

Aunque los cargos específicos de que Irak permite que Irán transfiera armas a Damasco no son nuevos, el informe de inteligencia alega que la extensión de esos cargamentos es mucho mayor, y mucho más sistemática, de lo que se había reconocido públicamente gracias a un acuerdo entre altos funcionarios iraníes e iraquíes.

Funcionarios iraquíes en Bagdad y Nueva York no realizaron comentarios inmediatos.

El tema de los cargamentos de armas iraníes a Siria surgió reiteradas veces en el Senado de EE.UU. este miércoles en una audiencia sobre la nominación de Robert Beecroft como próximo embajador de Washington en Bagdad. Beecroft actualmente es vicejefe de la misión en Irak.

John Kerry, presidente demócrata del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, le preguntó a Beecroft qué estaba haciendo la embajada para persuadir a los iraquíes para que impidan que Irán use su espacio aéreo para vuelos en los que envía armas a Siria.

"Me reuní personalmente reiteradas veces con los más altos niveles del Gobierno iraquí", dijo Beecroft, quien agregó que los funcionarios estadounidenses "hemos dejado muy en claro que lo encontramos inaceptable e inútil, y perjudicial para la región y para Irak, y por supuesto primero y principal para el pueblo sirio".

El informe de inteligencia, que diplomáticos occidentales dijeron que era creíble y consistente con información previa con la que contaban, indicó que Irán había sellado un acuerdo con Irak para usar su espacio aéreo.

Un enviado dijo que era posible que Teherán y Bagdad no tuvieran de hecho ningún acuerdo formal, sino sólo un pacto informal para no generar dudas sobre posibles transferencias de armas a Siria.

Teherán tiene prohibido vender armas a partir de un embargo impuesto por la ONU y que es parte de una serie de sanciones contra Irán por su programa nuclear.