Irán invitó el lunes a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a visitar la república islámica con miras a ampliar las relaciones bilaterales, tras un fallido intento de mediación de Brasil en su polémico plan nuclear y críticas a la condena de lapidación a una iraní.

El embajador de Irán en Brasil, Mohsen Shaterzadeh, dijo que la invitación fue hecha en una reunión entre autoridades brasileñas e iraníes en Brasilia el lunes, dos días después de la toma de posesión de Rousseff como primera presidenta del país sudamericano.

"En la conversación discutimos cómo continuar la relación entre los dos países", dijo el embajador tras salir del encuentro en el que participó el ministro de las Cooperativas de Irán y asesor especial del presidente para América Latina, Mohammad Abbasi.

Shaterzadeh precisó que también discutieron sobre la cooperación económica, cultura y técnica, pero negó que hayan sido abordadas las áreas nucleares y de petróleo.

El embajador sostuvo que el caso de la iraní Sakineh Mohammadi Ashtiani tampoco fue discutido. Sakineh fue condenada a muerte por lapidación por el crimen de adulterio en un caso que adquirió connotación mundial.

El Gobierno brasileño llegó a ofrecer asilo para la iraní, quien se encuentra en prisión, pero la propuesta fue rechazada por la república islámica.

Luego de ser elegida, Rousseff se declaró "radicalmente en contra" de la ejecución de la iraní.

En tanto, el año pasado el gobierno del saliente presidente Luiz Inácio Lula da Silva se unió a Turquía en el intento de mediar un acuerdo internacional para que la república islámica aceptara discutir su polémico programa nuclear.

Irán está enfrentada con Occidente por señalamientos que niega de que busca fabricar bombas atómicas.