Teherán. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, y su contraparte de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, iniciaron el domingo en Teherán negociaciones vistas como "la última oportunidad" de Irán para resolver su disputa nuclear con Occidente, reportó la prensa estatal.

El mandatario brasileño, junto con el ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmed Davutoglu, intentan persuadir a Irán para que reexamine un estancado acuerdo de intercambio de combustible atómico, a fin de terminar con el estancamiento por las actividades nucleares del país.

Autoridades rusas y de Occidente han señalado que el viaje de Lula posiblemente es la última oportunidad de Irán para evitar más sanciones de Naciones Unidas por su negativa a suspender sus labores atómicas.

Pero funcionarios iraníes y medios parecían desestimar el tema nuclear en público y centraron su atención en las relaciones bilaterales.

"Su viaje goza de una especial importancia debido al comienzo de una seria cooperación entre las dos grandes naciones y también debido a que muchos países están esperando nuestra cooperación", dijo el presidente Mahmoud Ahmadinejad en una reunión con Lula, según citas de la televisión estatal.

Lula también se reunió con la máxima autoridad iraní, el ayatolá Ali Khamenei, el cual tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado, como es el caso de las actividades nucleares de la república islámica.

"Estados Unidos está molesto por la proximidad de países independientes como Irán y Brasil (...) Es por eso que hicieron un alboroto de cara a su viaje (de Lula) a Irán", dijo Khamenei, según la televisión.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo el viernes que el esfuerzo de mediación del líder brasileño sería un fracaso.

Asistencia de Erdogan en duda. Turquía y Brasil, ambos miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, ofrecieron mediar por una solución a la disputa en momentos en que las potencias mundiales mantienen conversaciones para imponer una cuarta ronda de sanciones de Naciones Unidas sobre Irán.

Irán ha dicho que ve la mediación como algo positivo.

Se esperaba que el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, se uniera a Lula en Teherán, pero una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijo que sólo iría si la república islámica da una respuesta positiva a la mediación.

"El programa del primer ministro Tayyip Erdogan aún no ha sido establecido. Si parece que podríamos tener una respuesta positiva de Irán respecto al intercambio, el ministro de Relaciones Exteriores Davutoglu dará luz verde a que Erdogan vaya a Teherán", precisó la fuente.

Un acuerdo respaldado por la ONU ofreció a Irán en octubre enviar a Rusia y Francia 1.200 kilogramos de su uranio bajamente enriquecido (LEU) - suficiente para fabricar una bomba nuclear si es purificada al máximo - para convertirlo en combustible que sería usado en un reactor de investigación médica en Teherán.

Más tarde, Irán dijo que sólo intercambiaría su LEU por material altamente purificado y que ello sólo ocurriría en su propio territorio, condiciones que las otras partes del acuerdo consideraron inaceptables.

Lula llegó a Irán el sábado para asistir a una reunión del Grupo de los 15 el lunes. Irán dice que los líderes y altos funcionarios de 17 países de Africa, Sudamérica y Asia estarán en el encuentro sobre cooperación económica entre naciones en desarrollo.

Irán, el quinto mayor exportador de crudo del mundo, dice que su programa nuclear es pacífico y que no pretende enriquecer uranio para fines militares, tal como sospecha Occidente.

Irán comenzó labores de enriquecimiento de uranio a alto grado en febrero para crear combustible para su reactor nuclear, luego del fracaso de las negociaciones con las grandes potencias sobre el acuerdo de intercambio.