Teherán. Irán ha rechazado la solicitud del presidente Barack Obama por la liberación de tres estadounidenses que fueron arrestados hace más de un año cerca de la frontera con Irak, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores, insistiendo en que la justicia tomaría su curso.

Shane Bauer, Sarah Shourd y Josh Fattal fueron arrestados el 31 de julio del 2009 en la frontera de Irán con Irak. Sus familias dicen que ellos estaban escalando las montañas del norte de Irak. Irán sospecha que son espías, pero no ha presentado cargos en su contra.

Los arrestos complicaron aún más las relaciones entre Teherán y Washington, que están tensas debido a una disputa por las ambiciones nucleares de Irán.

"El tema anterior es un asunto puramente judicial y por lo tanto avanzará dentro de ese marco", dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Ramin Mehmanparast, según lo citó el domingo la agencia semioficial de noticias Fars.

"Cualquier esfuerzo por afectar los procesos legales de los individuos a través de presión política o escenarios mediáticos (...) no tendrá efecto en el actuar independiente de la justicia iraní", afirmó.

Eso fue una aparente referencia a la declaración que Obama realizó el viernes, cuando los estadounidenses cumplieron un año detenidos. El dijo que ninguno de ellos cometió algún crimen y que su detención viola las convenciones de derechos humanos.

"Quiero ser perfectamente claro: Sarah, Shane y Josh no han trabajado nunca para el gobierno de Estados Unidos. Ellos son sencillamente jóvenes aventureros de mente abierta que representan lo mejor de Estados Unidos, y del espíritu humano", declaró Obama.

"Su detención injusta no tiene ninguna relación con los temas que continúan dividiendo a Estados Unidos y la comunidad internacional del gobierno iraní", agregó.

Irán aún está investigando las acusaciones de espionaje, dijo Mehmanparast.

"Los tres ciudadanos estadounidenses fueron detenidos (...) debido a su ingreso ilegal a territorio iraní. Por lo tanto, su violación es obvia y tendrán que presentarse ante la ley como cualquier otro individuo", sostuvo el portavoz.

"En tanto, las autoridades relevantes están investigando otros posibles cargos en su contra, como el realizar medidas contra la seguridad o contra la República Islámica de Irán", agregó.

Irán dice que varios ciudadanos iraníes están detenidos en secreto en Estados Unidos, incluido un ex viceministro de defensa que desapareció en el 2007. Medios iraníes suelen relacionar el caso de los estadounidenses con el destino de los supuestos detenidos iraníes.