Buenos Aires. Irán rechazó la propuesta argentina de nombrar a un tercer país para acoger un juicio contra funcionarios iraníes acusados por Buenos Aires de planear un atentado en un centro judío que dejó 85 muertos, reportaron medios del país sudamericano.

Argentina ha pedido el arresto de altos funcionarios del gobierno iraní por el ataque de 1994, en el que un auto cargado con explosivos destruyó la construcción de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Irán ha negado reiteradamente cualquier vínculo con el ataque.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dirigiéndose a la Asamblea General de Naciones Unidas el mes pasado, sugirió a Teherán que eligiera un tercer país "de común acuerdo (...) donde las garantías del debido proceso estén vigentes".

En una carta a la Asamblea General de fecha 28 de septiembre, el representante permanente de Irán ante la ONU rechazó la propuesta de Fernández y dijo que "la solicitud de cooperación judicial es insostenible".

La carta, publicada por los medios argentinos el lunes, dijo que "el gobierno de la República Islámica del Irán se ha asegurado de que ningún ciudadano iraní estaba involucrado, directa o indirectamente, en la explosión de la AMIA".

El fiscal Alberto Nisman dijo a Reuters en una entrevista este mes que la propuesta de Fernández para organizar una prueba en terreno neutral podía ayudar a avanzar en el caso, ahora en punto muerto, y a ejercer presión sobre Teherán para la respuesta.

El ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi, es uno de los funcionarios acusados por la fiscalía argentina de estar detrás del atentado.