Teherán. Irán reveló el domingo un prototipo de avión bombardero no tripulado de largo alcance, en el más reciente de una serie de anuncios de nuevos dispositivos militares por parte de Teherán.

En un escenario montado frente a oficiales del ejército, el presidente Mahmoud Ahmadinejad presentó la aeronave, llamada Karrar, que Irán dice es su primer avión no tripulado de largo alcance.

En momentos en que Estados Unidos e Israel dicen que no descartan un ataque militar para evitar que la república islámica obtenga una bomba atómica, Irán ha revelado nuevos mini-submarinos, un misil de superficie a superficie y planes para lanzar satélites de gran altura en los próximos tres años.

La presentación de la aeronave no tripulada se produjo un día después de que técnicos rusos e iraníes comenzaran a cargar combustible dentro de la primera estación de energía nuclear de Irán, algo que Israel calificó como "totalmente inaceptable".

En un discurso durante la ceremonia de presentación del artefacto, Ahmadinejad dijo que Irán debía buscar la capacidad de realizar ataques preventivos contra una potencial amenaza, aunque sostuvo que su país nunca debería atacar primero.

"Si hay una persona ignorante o un egoísta o un tirano que quiera realizar una agresión, entonces nuestro Ministerio de Defensa debería llegar a un punto donde pueda cortar la mano del agresor antes de que decida hacer una agresión", señaló.

"Deberíamos llegar a un punto donde Irán pueda servir como paraguas de defensa para todas las naciones que aman la libertad frente a los agresores del mundo. No queremos atacar a cualquier parte, Irán nunca decidirá atacar a cualquier parte, pero nuestra revolución no puede quedarse de brazos cruzados ante la tiranía, no podemos quedar indiferentes", agregó.

La televisión estatal indicó que el avión tenía un rango de 1.000 kilómetros y una velocidad de 900 kilómetros por hora, y que podía portar cuatro misiles crucero, o una carga de dos bombas de 113 kilogramos o una de 500 libras.

Irán, que dice que su programa nuclear es completamente pacífico, advirtió que cualquier agresión contra sus instalaciones nucleares sería contrarrestada con medidas no restringidas a Oriente Medio. Ahmadinejad señaló el sábado que un ataque a Irán sería "suicida".

Teherán ha dicho que está preparado para regresar a las conversaciones con las grandes potencias mundiales sobre su programa nuclear, pero aún no se ha definido la naturaleza exacta de esas negociaciones.

El líder supremo ayatolá Ali Khamenei dijo esta semana que Irán no conversará con Estados Unidos, a menos que las sanciones y amenazas militares sean levantadas.