La Paz. La memoria histórica y jurídica presentada por Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) es considerada como sólida, solvente e irrebatible por dos ex cancilleres, un ex cónsul y una jurista internacional bolivianos quienes, por separado, confían en su procedencia en el tribunal de La Haya ante un posible recurso de incompetencia

Los consultados por Xinhua manifestaron coincidentemente los posibles impactos negativos por algún error de cálculo de la posición política y jurídica chilena, de presentar la excepción de incompetencia a la Corte de La Haya.

Los ex cancilleres Armando Loaiza, Javier Murillo, el ex cónsul Walker San Miguel y la internacionalista Karen Longaric expresaron sus puntos de vista sobre la postura de Chile respecto a la demanda interpuesta por Bolivia ante esa instancia.

Bolivia exige un dictamen que establezca la negociación que le permita acceder al Océano Pacífico, privado por una invasión de tropas chilenas desde 1879.

Además, manifestaron en su turno la convicción de que la memoria boliviana está bien planteada con elementos históricos y fundamentalmente jurídicos, porque éstos últimos serán la base por la que asuma un veredicto el tribunal de La Haya.

Incluso, el delegado para la causa marítima de Bolivia ante foros internacionales y ex presidente Carlos Mesa (2003-2005), dijo a los medios el 19 de mayo que en caso de que Chile impuhttp://culturacolectiva.com/gne la competencia de la CIJ se arriesga a tener un problema, porque consideró que en caso de que la Corte rechace esa excepción, "Chile tendría una derrota previa a lo que será el fallo final".

Los abogados extranjeros y chilenos a cargo de la defensa frente a la demanda boliviana en la CIJ recomendaron a la presidenta Michelle Bachelet no presentar el recurso de excepciones preliminares el 14 de julio, como vía para plantear la incompetencia del tribunal, sino esperar para hacerlo en la presentación de la contramemoria, en febrero de 2015, de acuerdo con publicaciones de prensa en ese país.

El ex canciller Loaiza dijo que hay dos escenarios: primero que la corte radicada en La Haya puede declararse incompetente. "En ese caso habrá que establecer un análisis exhaustivo desde el punto de vista del Estado boliviano para asumir las acciones correspondientes".

Un segundo escenario es que la CIJ podría declararse "perfectamente competente", independientemente de lo que Santiago decida sobre las acciones futuras que asumirá hasta el 14 de julio o impugnar al tribunal en la contramemoria en febrero de 2015, plazos que establece el reglamento de la Corte.

Loaiza manifestó que el documento elaborado por Bolivia es "sólido y consistente jurídicamente", y anticipó que el país tendrá sólidos argumentos para contraponer una eventual excepción de la incompetencia del tribunal.

El ex canciller Murillo afirmó que se trata de "una demanda muy bien trabajada y planteada, lo que puede evitar una eventual impugnación o lo que sería peor, un golpe duro para Chile por el rechazo de la Corte a la incompetencia que se puede presentar".

El ex cónsul general de Bolivia en Santiago, Walker San Miguel, dijo que no hay causa "más grande" que demuestre la injusticia que ha sufrido Bolivia. "Es muy difícil desvirtuar la demanda, es irrefutable. Por más que se presente un ejército de abogados por parte de Chile no van a poder desvirtuar una causa de derecho internacional tan elocuente".

Karen Longaric, ex directora de Asuntos Jurídicos de la Cancillería y experta internacionalista, afirmó que bajo el estatuto y los reglamentos de la CIJ, Chile tiene todo el derecho de plantear esa objeción, "pero ese incidente lo tiene que resolver La Haya, porque hay un principio de que este tribunal es soberano de su competencia".

Para la experta, Chile está cuidando todos los flancos que pudiera abrirse de la demanda boliviana, porque se toca diversos aspectos jurídicos internacionales como los actos unilaterales de los Estados, la solución pacífica en los conflictos entre Estados y la obligatoriedad que tienen o no tienen los Estados para acudir a instancias de solución de controversias.

El gobierno de Evo Morales demandó a Chile ante la Corte de La Haya el 24 de abril de 2013 para forzar a ese país a negociar de "buena fe" una solución a la centenaria demanda boliviana, alegando que el diálogo en todo este tiempo no ha dado frutos y la aspiración boliviana ha sido postergada sistemáticamente.

La CIJ determinó que Bolivia presente su memoria hasta el 17 de abril de 2014, en la que sustenta su demanda, y cumplió esa determinación el 15 de abril pasado, en tanto que Chile tendrá que responder con la presentación de su contramemoria hasta el 18 febrero de 2015 o en su defecto optar por una incompetencia en tres meses, es decir, el 14 de julio próximo.

Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie en la llamada Guerra del Pacífico, librada con Chile a fines del siglo XIX, que también declaró la contienda a Perú.

Bolivia y Chile no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un paréntesis de 1975 a 1978, por la falta de solución al reclamo marítimo boliviano, si bien mantienen consulados generales en La Paz y Santiago.