Santiago. La senadora Isabel Allende asumió la tarde de este lunes como presidenta del Partido Socialista (PS) de Chile, luego de que el pasado 26 de abril ganó los comicios internos de esa agrupación.

En los 82 años de vida del PS, es la primera vez que una mujer ocupa la máxima autoridad de ese partido, al que pertenece la mandataria Michelle Bachelet.

Isabel Allende es hija del fallecido presidente socialista Salvador Allende, que fue derrocado por el golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet en septiembre de 1973.

Según la última encuesta del Centro de Estudios Públicos, la senadora hoy en día es la política mejor evaluada por los chilenos.

En las elecciones internas del PS, celebradas el pasado 26 de abril, Allende alcanzó la mayoría de los votos de los militantes en todo el país, derrotando al ex senador Camilo Escalona, y este lunes fue ratificada por el pleno del comité central del partido.

La parlamentaria recibe a la colectividad en medio de un complejo escenario interno y la tensa relación que existe hoy con el Gobierno luego de la pérdida de dos ministros hace una semana en el último cambio de gabinete de Bachelet.

En un breve discurso, agradeció la gestión del ahora ex presidente del PS, Osvaldo Andrade, y destacó "la creación de un clima que no habíamos tenido en años".

Además, ratificó su apoyo al gobierno: "La presidenta Bachelet continuará con el partido para poder enaltecer la política y fortalecer la democracia".

"Cuando se debilita la política es el pueblo el que sufre, porque pierde la única herramienta de cambio social que tiene realmente a su mano. Ya sabemos lo que es la ausencia de democracia, sabemos lo que es padecer una dictadura.

"Por eso, aunque debilitada, valoramos la democracia, la respetamos, del mismo modo nos comprometemos a respetarla", dijo.