Bogotá. El candidato derechista del Centro Democrático , Iván Duque, lideraba el conteo rápido luego del cierre de los centros de votación en unas elecciones presidenciales históricas, por su alta participación y por ser las primeras luego de firmarse el tratado de paz.

Con más del 96% de las mesas escrutadas, Duque contabilizaba 7.319.912 votos, para un 39,12%. Con este resultado, por debajo del 50% + 1 se pasa a segunda vuelta a disputarse el 17 de junio.

En el segundo puesto, se ubica el izquierdista Gustavo Petro, pero seguida muy de cerca por el independiente y ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo.

Petro, ex alcalde de Bogotá que militó en un grupo guerrillero, sumaba 4.695.664 votos para una 25,09%; mientras que Fajardo contabilizaba 4.454.268 para un porcentaje de 23,80%.

En la cuarta posición se ubica el candidato Germpan Vargas Lleras, apoyado por el partido del presidente Juan Manuel Santos, con un 7%. 

Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, se realizará una segunda vuelta el 17 de junio entre los dos más votados.

Más de 36 millones de electores estaban habilitados para votar y elegir el sucesor de Juan Manuel Santos, que dejará en agosto la presidencia tras ocho años de gobernar un país con una de las democracias más antiguas de América Latina.

Derecha vs Izquierda. Duque es un abogado experto en economía de 41 años que pertenece al partido Centro Democrático, que dirige el expresidente Álvaro Uribe, y goza del respaldo de los inversionistas por sus propuestas de reducir impuestos.

Es partidario de cambiar el acuerdo de paz para impedir que excomandantes de las FARC ocupen curules en el Congreso.

Petro, un economista de 58 años de la coalición Colombia Humana y quien fue alcalde de Bogotá y perteneció a la exguerrilla del M-19, promete mantener el acuerdo de paz, reducir la dependencia económica del petróleo y el carbón, y recortar la brecha social con ideas que generan temor entre los empresarios, como la compra de tierras por parte del Estado a terratenientes.

Las alianzas serán decisivas para asegurar el triunfo en una segunda vuelta y los dos candidatos tendrán que empezar a sumar a sus filas electores de los aspirantes derrotados en la primera vuelta, para lograr la presidencia el 17 de junio.

La participación fue de un 50%. Como el voto no es obligatorio, históricamente sólo la mitad de los electores habilitados acuden a las urnas.

Unos 155.000 efectivos de las Fuerzas Armadas vigilaron el proceso electoral que transcurrió en paz y sin ataques por la desaparición en el conflicto de las FARC y la tregua unilateral que declaró el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para facilitar los comicios.

*Con información de Reuters.