Montevideo. La gobernante izquierda uruguaya intentará nuevamente despenalizar el aborto tras un veto del ex presidente Tabaré Vázquez, con la confianza de que el actual mandatario, José Mujica, no rechace la iniciativa.

El Poder Legislativo recibirá en las próximas semanas un nuevo proyecto de ley para despenalizar el aborto, dijo a Reuters la senadora oficialista Mónica Xavier.

En el 2008, Vázquez vetó el capítulo que incluía la legalización dentro de la ley de Salud Sexual y Reproductiva que entonces fue aprobada.

Un año después, durante la campaña presidencial, Mujica dijo que no se opondría a una iniciativa sobre el tema si era aprobada por el Congreso, donde la izquierda tiene mayoría.

Xavier, que redactó el proyecto, destacó que el objetivo "es legislar sobre la autonomía de la mujer sobre su propio cuerpo", avalando el aborto hasta las semana 12 de embarazo.

En Uruguay, interrumpir la gestación es delito según una ley de 1938, excepto cuando la vida de la madre o el niño corren peligro.

En relación con el proyecto anterior, éste permitirá interrumpir el embarazo cualquiera sea la causa.

Además, las instituciones no podrán oponerse a realizarlo. "Hay organizaciones que plantean que su carta magna es superior a lo que la ley establece, y esto no es así", dijo Xavier.

"Resulta paradójico y contradictorio que los profesionales deban asesorar (a las mujeres) antes y después de haber interrumpido su embarazo, pero que no puedan actuar en el momento en que van a hacerlo", subrayó la senadora.

Parte de la oposición uruguaya ya expresó su rechazo al proyecto.

El senador Carlos Moreira del Partido Nacional, de centroderecha, dijo el lunes que la fuerza política no acompañará la iniciativa; mientras que una fuente del Partido Colorado indicó que se mantendría la línea de que sus miembros dispongan de libertad para expedirse sobre el tema.

El proyecto de ley previo ingresó al Parlamento en mayo de 2006, pero anteriormente hubo otros intentos por legislar el aborto que no pasaron de las Cámaras.