Washington. El ex director del FBI James Comey acusó este jueves al Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump de difamarlo y decir mentiras sobre la organización, pero declinó opinar respecto a si el mandatario intentaba obstruir a la justicia al pedirle que frenara una investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional.

Comey dijo a la Comisión de Inteligencia del Senado en la audiencia más anticipada en años que quedó confundido y muy preocupado por las "explicaciones cambiantes" y las "mentiras" del Gobierno de Trump tras su despido el 9 de mayo.

En un testimonio escrito publicado el miércoles por la Comisión de Inteligencia, Comey dijo que Trump le pidió que frenara una investigación sobre el ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, que hace parte de una pesquisa más amplia sobre la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

"Aunque la ley no requiere razones para despedir al director del FBI, el Gobierno decidió difamarme y más importante, difamar al FBI, al decir que el buró estaba desorganizado, que el personal había perdido confianza en su líder", declaró. "Esas eran mentiras, pura y sencillamente".

"No creo que me corresponda decir si la conversación que tuve con el presidente (Trump) era un intento de obstrucción (a la justicia). Lo tomé como algo muy perturbador, muy preocupante", dijo Comey a los senadores del panel.

El resultado de la audiencia del jueves podría tener repercusiones significativas para la presidencia de Trump, que apenas lleva 139 días, en momentos en que el abogado especial Robert Mueller y varias comisiones del Congreso investigan si el equipo de campaña del mandatario se coludió con Rusia antes de las elecciones del 2016.

La Casa Blanca y Rusia niegan cualquier coordinación para favorecer a Trump en la campaña electoral.

Trump desató una tormenta política en Washington cuando despidió a Comey. El exdirector del FBI dijo que la administración del actual presidente lo difamó con las declaraciones emitidas después de su despido.

"Aunque la ley no requiere razones para despedir al director del FBI, el Gobierno decidió difamarme y más importante, difamar al FBI, al decir que el buró estaba desorganizado, que el personal había perdido confianza en su líder", declaró. "Esas eran mentiras, pura y sencillamente".

La presunta intervención de Rusia ha asediado los primeros meses de Trump en la Casa Blanca y críticos han dicho que cualquier esfuerzo por contener las investigaciones del FBI podrían tomarse como obstrucción a la justicia.

Algunos expertos legales dijeron que el testimonio de Comey podría reforzar los argumentos para un juicio político en el Congreso que podría, a su vez, derivar en la remoción de Trump por acusaciones de obstrucción a la justicia.

Comey dijo que testificó y tomó notas sobre sus reuniones con Trump porque "honestamente me preocupaba que él pudiera mentir sobre la naturaleza de nuestro encuentro y pensé que realmente era importante documentarlo".

La Casa Blanca ha ofrecido explicaciones variadas sobre por qué Trump removió a Comey. El presidente republicano describió a Comey como un "fanfarrón" y un "jactancioso".

Las acciones estadounidenses operaban con pocos cambios a mediodía mientras se desarrollaba el testimonio de Comey, ya que los inversores seguían considerando poco probable que sus declaraciones lleven a un final de la presidencia de Trump.